El gobernador de Texas, Greg Abbott, busca que en Texas se impugne un fallo de la Corte Suprema de 1982, el cual exige que los estados ofrezcan educación pública gratuita a todos los niños, incluidos los de inmigrantes indocumentados.

Te puede interesar:

¿Por qué busca Greg Abbott que ningún niño indocumentado reciba educación en el país?

Con esto, Greg Abbott busca que ningún niño no nacido en el país tenga educación en alguna escuela. Ese fallo, conocido como Plyler v. Doe, anuló una ley de Texas que había negado la financiación estatal para educar a los niños que no habían sido "admitidos legalmente".

Así, Greg Abbott quiere evitar que todos los niños indocumentados reciban una educación de calidad, por lo que limitaría sus opciones de desarrollo en el país.

"Creo que resucitaremos ese caso y cuestionaremos este tema nuevamente, porque los gastos son extraordinarios y los tiempos son diferentes a cuando se emitió Plyler versus Doe hace muchas décadas", dijo Abbott al presentador Joe Pagliarulo.

Los comentarios se produjeron mientras los republicanos celebraban la publicación de un proyecto de opinión que indicaba que la mayoría conservadora de la Corte Suprema parecía dispuesta a revocar la Roe v. Wade, el caso histórico que establece el derecho al aborto.

Aunque el tribunal aún tiene que emitir un fallo oficial en el caso, los defensores de los derechos civiles expresaron su preocupación de que el tribunal pueda estar dispuesto a otros intentos de anular el precedente establecido.

Además, otros derechos relacionados con la comunidad LGBTQ y el matrimonio interracial podrían también estar en juego si Abbott consiue su propósito.

Abbott planteó la posibilidad de impugnar el fallo sobre educación durante una discusión sobre seguridad fronteriza, después de que Pagliarulo, quien es el host de "The Joe Pags Show", preguntó si el estado podría tomar medidas para reducir la "carga" de educar a los hijos de inmigrantes indocumentados que viven en Texas.

Los conservadores buscan combatir la inmigración como principal punto de campaña

Los conservadores tienen en su agenda como principal punto combatir la inmigración, incluido Abbott, quien el año pasado lanzó una iniciativa de seguridad fronteriza conocida como Operación Lone Star, desplegando miles de tropas de la Guardia Nacional de Texas y del Departamento de Seguridad Pública en la frontera.

Pagliarulo sugirió que la inmigración ilegal estaba teniendo un impacto en el sistema de escuelas públicas del estado, algo en lo que estuvo de acuerdo Abbott durante su intervención.

"Estamos hablando de dólares de impuestos públicos, dólares de impuestos a la propiedad pública que financiarán estas escuelas para enseñar a niños de 5, 6, 7, 10 años, que ni siquiera tienen habilidades de recuperación del inglés. Esta es una carga real para las comunidades. ¿Qué puedes hacer al respecto?”, preguntó a Abbott.

"El desafío que se le presenta a nuestros sistemas públicos es extraordinario", respondió Abbott, y culpó a la decisión de Plyler v. Doe de obligar a Texas a "soportar esa carga".

Así también, Abbott dijo que estaba preocupado por el aumento inesperado de inmigrantes que ingresan a Texas si la administración Biden termina el Título 42, una política de salud pública de la era Trump que aceleró la eliminación de inmigrantes en la frontera. incluidos los que buscan asilo.

Representantes demócratas criticaron las acciones de Greg Abbott

Los comentarios de Abbott generaron críticas rápidas y enfáticas de los demócratas, incluida la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“Negar la educación pública a los niños, incluidos los inmigrantes en este país, quiero decir, ese no es un punto de vista general”, dijo en la rueda de prensa del jueves.

El demócrata Beto O'Rourke, que se postula contra Abbott para gobernador de Texas, dijo el jueves que "este es un camino realmente oscuro" para el estado y sólo busca el apoyo del sector más conservador del país con estas medidas.

Los grupos de defensa, incluida la Federación Estadounidense de Maestros de Texas, también intervinieron y reclamaron a Abbott su accionar frente a la situación.

“Los niños no deberían ser castigados por las ambiciones políticas de los adultos. Tampoco deben ser juzgados por las decisiones de sus padres, quienes a menudo intentan brindarles a sus hijos una vida libre de violencia”, dijo el presidente de Texas AFT, Zeph Capo, en un comunicado.

De esta forma, Greg Abbott buscará que ningún niño indocumentado tenga acceso a educación pagada por el estado, una medaida que busca ganar votos en su administración rumbo a la Presidencia del país.

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com