La ejecución de un hombre de Arizona se llevó a cabo tras negarle retrasar la condena por el asesinato de una niña de 8 años en 1984. Él sostenía que era inocente.

Frank Atwood, de 66 años, murió por inyección letal en la prisión estatal de Florence. Hace 38 años asesinó a la pequeña Vicki Hoskinson. Su cuerpo fue encontrado en el desierto, dijo en un comunicado el secretario de Justicia de Arizona, Mark Brnovich.

Vicki desapareció después de salir de su casa en Tucson para dejar una tarjeta de cumpleaños en un buzón cercano.

Las autoridades dijeron que Atwood secuestró a Vicki. Tras hallar su cuerpo, casi siete meses después de su desaparición, los expertos no pudieron determinar la causa de la muerte de la niña a partir de los restos.

Segunda ejecución en menos de un mes en Arizona

Atwood es el segundo prisionero de Arizona en ser ejecutado en menos de un mes. La ejecución de Clarence Dixon el mes pasado puso fin a la suspensión de las ejecuciones en Arizona, que se atribuyó a la dificultad de obtener fármacos para inyección letal y a las críticas de una fallida ejecución en el estado en 2014.

Los opositores a la pena de muerte temen que Arizona comience ahora a ejecutar de forma constante a los prisioneros condenados a muerte, pero los funcionarios estatales no respondieron de momento a una solicitud de comentarios sobre sus planes.

No se han programado otras ejecuciones hasta el momento en Arizona, que tenía 111 presos en el corredor de la muerte, incluido Atwood.

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com