Lo que comenzó como una visita de rutina al dentista terminó como una catástrofe para un hombre de Illinois que acabó en el hospital después de inhalar la broca del dentista.

Como consecuencia, el sujeto necesitó un procedimiento médico poco común para extirparlo de su pulmón.

Tom Jozsi, un trabajador de mantenimiento de 60 años, estaba en el dentista para que le pusieran un diente cuando se tragó una broca de una pulgada de largo.

“Realmente ni siquiera sentí que bajaba. Todo lo que sentí fue tos”, dijo a CBS 17.

Los médicos creen que inhalar justo antes de toser envió el objeto de metal profundamente a las vías respiratorias de Jozsi.

Tal vez te interese:

La broca terminó tan profunda que los endoscopios normales no pudieron alcanzarla, según el experto pulmonar Dr. Abdul Alraiyes, consultado por el citado medio.

“Cuando vi la tomografía computarizada y donde estaba sentado ese objeto, estaba muy abajo en el lóbulo inferior derecho del pulmón”, dijo Alraiyes.

“¿Qué pasa si no puede sacarlo? Y realmente, la respuesta fue que parte de mi pulmón tendría que ser extirpado”, dijo Jozsi.

Tal vez te interese:

Fue entonces cuando Alraiyes y el equipo del Centro Médico Aurora-Kenosha decidieron probar un dispositivo más nuevo, uno no diseñado para eliminar objetos extraños sino para la detección temprana de cáncer.

El video del escaneo muestra que el equipo médico pudo navegar por las vías respiratorias estrechas, alcanzar la pieza de perforación y sacarla sin dañar al paciente.

Joszi ahora guarda la broca en un estante en casa, luego de que estuvo en su pulmón durante cuatro días.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...