El aumento del nivel del mar está invadiendo una de las instalaciones militares con más historia de Estados Unidos, donde cada año miles de reclutas se convierten en infantes de marina en medio de las marismas saladas de la región Lowcountry de Carolina del Sur.

Marine Corps Recruit Depot Parris Island es particularmente vulnerable a las inundaciones, la erosión costera y otros impactos del cambio climático, señaló una "revisión de resiliencia" financiada por el Departamento de Defensa el mes pasado.

Algunos científicos proyectan que para 2099, las tres cuartas partes de la isla podrían estar bajo el agua durante las mareas altas.

Te puede interesar:

Las autoridades militares dicen que confían en que pueden mantener intacta la segunda base más antigua del Cuerpo de Marines, por ahora, a través de cambios a pequeña escala en los proyectos de infraestructura existentes.

El mayor Marc Blair, director ambiental de Parris Island, describe esta estrategia como "el arte de lo pequeño", una frase que atribuye al comandante general de la base, Brig. General Julie Nethercot.

En la práctica, significa cosas tales como elevar una alcantarilla que necesita ser reparada de todos modos, limitar el desarrollo en áreas bajas y agregar medidas de impermeabilización a las mejoras del campo de tiro.

Otros abogan por soluciones mucho más grandes y costosas, como construir enormes diques alrededor de la base o trasladar el entrenamiento del Cuerpo de Marines lejos de la costa por completo.

Parris Island tiene un papel descomunal en la tradición militar y la cultura pop estadounidense como campo de pruebas para los marines que han servido en todos los conflictos importantes desde la Primera Guerra Mundial.

Sigue siendo un campo de entrenamiento crucial, junto con Marine Corps Recruit Depot, San Diego. Pero el aumento del nivel del mar está demostrando ser un enemigo formidable.

Las áreas bajas de la isla y la cercana estación aérea del Cuerpo de Marines ya se inundan unas 10 veces al año, y para 2050, “las áreas actualmente propensas a inundaciones dentro de ambas bases podrían experimentar inundaciones por mareas más de 300 veces al año y estar bajo el agua casi 30 por ciento del año dado el escenario más alto”, según la Unión de Científicos Preocupados.

Te puede interesar:

Los informes militares han reconocido durante décadas las amenazas del cambio climático a la seguridad nacional, ya que los incendios forestales, los huracanes y las inundaciones han provocado evacuaciones y bases dañadas.

Un documento del Pentágono publicado el otoño pasado, después de que el presidente Joe Biden ordenara a las agencias federales que renovaran sus planes de resiliencia climática, dice que el Departamento de Defensa ahora tiene “un enfoque integral para construir instalaciones preparadas para el clima” y cita un estudio de adaptación y resiliencia realizado por Parris Island.

Hasta ahora, Parris Island se ha librado de los impactos directos que han causado miles de millones en daños a otras instalaciones militares, pero ha sido evacuada dos veces en los últimos cinco años por los huracanes, que azotan Carolina del Sur cada ocho años, en promedio.

Con información de Associated Press.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...