Con nueve años en prisión fue sentenciado un hombre del condado de Anderson, en Carolina del Sur, que poseía en su computadora más de 23,000 archivos de abuso sexual infantil.

Alan Wilson, fiscal general del estado, declaró culpable a Robert Earl Turner de un cargo de explotación sexual de menores en segundo grado.

Además de cuatro cargos de explotación sexual de un menor en tercer grado.

Fue desde el 5 de abril de 2018 cuando los agentes de la Oficina del alguacil del condado de Anderson comenzaron la investigación.

Esto debido a que un usuario había subido cuatro archivos de material de abuso sexual infantil utilizando un programa de internet.

Las autoridades rastrearon la cuenta hasta la residencia de Turner, ubicada en el condado de Anderson.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Sujeto que secuestró a su hija de 1 año fue detenido en Carolina del Norte

El sospechoso terminó admitiendo que en sus dispositivos había archivos ilegales.

La Oficina del Fiscal General informó que la revisión a los dispositivos incautados encontró más de 3,500 archivos de material de abuso sexual infantil.

Posteriormente, la investigadora especial Lucinda McKellar trabajó sobre otro informe de un usuario que había subido material de abuso sexual infantil en redes sociales.

Las autoridades se percataron que el número telefónico del usuario pertenecía a un individuo que vivía en el condado de Anderson.

Turner justamente vivía en una casa rodante ubicada en dicha área.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: Peligroso secuestrador de Carolina del Norte, detenido tras tiroteo en motel de Georgia

De esta forma, otro examen forense realizado a los dispositivos incautados encontró más de 19,600 archivos de material de abuso sexual infantil.

Turner terminó siendo sentenciado a nueve años de prisión, de los cuales ya cumplió con 707 días.

Cabe destacar que el acusado ya había sido condenado en 1999 por un delito sexual contra un niño de 14 años.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...