Sergio Ruiz tenía 4 años cuando al salir del colegio en su natal Astillero, un pequeño poblado de Cantabria, España, se enamoró del futbol.

Ruiz Alonso asistía parroquialmente con sus amigos a una pequeña cancha donde pasaba horas detrás de un balón, hasta que casi por naturaleza, aquella pasión se convirtió en su estilo de vida.

“Empezó como un hobbie para mí”, dice el futbolista en una videoconferencia.

Las transiciones rápidas y la distribución de la pelota se convirtieron en sus mejores armas para convertirse en un mediocampista polivalente y con mucha llegada al área rival.

Del hobbie a ser el primer jugador de la historia de Charlotte FC

Tanto así que el Atlético Albericia le dio rápidamente una oportunidad, para luego dar el salto al Racing de Santander y finalmente, convertirse en el primer fichaje en la historia del Charlotte FC que hará su debut en la MLS en 2022.

Mientras eso pasa, pule sus aptitudes en UD Las Palmas de las Islas Canarias, donde está a préstamo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Charlotte FC (@charlottefc)


“Estoy contento porque no pude hacer pretemporada con el equipo por el COVID y aunque no hice pretemporada he estado jugando, jugué todos los juegos y me encuentro bien”, cuenta Ruiz.

“El equipo (Las Palmas) es joven pero somos muy competitivos y en las Canarias la gente es amable y el equipo va bien. Intento mejorar para llegar en 2022 a Charlotte en el mejor nivel”, asegura el futbolista de 25 años.

La crónica del fichaje

En una ocasión, el teléfono de Sergio sonó. Eran sus representantes del otro lado, informándole que había una oferta para ir a jugar a la MLS con un equipo de expansión a unas 4,006 millas de distancia de su natal Astillero.

“Zoran Krneta (director deportivo) y Thomas Schaling (director de visores) me hablaron de la ciudad, del proyecto de la gente, me apetecía poder participar desde el comienzo con un nuevo equipo”, comenta.

Sus ojos delatan esa ilusión que le genera el poder iniciar una nueva vida en Carolina del Norte, una aventura de la que es consciente que la nostalgia será su mayor enemiga.

“De Charlotte veo que la gente está muy animada, que desean los fans que la competición empiece, eso me motiva mucho. Echaré de menos a mi familia y amigos pero ellos saben que es una gran oportunidad y me ven muy feliz, están contentos y me apoyan”, afirma.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Charlotte FC (@charlottefc)


Con Las Palmas acumula 926 minutos jugados esta temporada con dos asistencias y una anotación lograda frente al Girona, virtudes que piensa aportar al Charlotte FC.

“Soy un mediocentro que puede jugar varias posiciones, me adapto rápido, leo bien el juego, me gusta hacer un juego de ataque y es la mentalidad que quieren para el Charlotte. Ojalá lo podamos llevar a cabo”, señala.

Xavi e Iniesta, su inspiración

Sergio forma parte de una camada de futbolistas ibéricos que crecieron a la sombra de la deslumbrante generación dorada de la selección española campeona del mundo en 2010 y ganadora de dos Eurocopas en 2008 y 2012.

Razón por la que trató siempre de explotar su técnica como aquellos tótems que hicieron de La Roja una potencia global.

“Soy español y la época en que la selección española ganó la Eurocopa y el Mundial me enamoró. Sería mucha (admiración) a Xavi e Iniesta, tienen encima la misma posición que yo y me gustan mucho”, describe.

“Ojalá”, responde con una sonrisa sobre si se compromete a ser el Xavi del Charlotte FC.

Mientras aguarda paciente su turno para demostrar porqué fue elegido como el primer jugador en la historia del Charlotte, mira con asombro a la distancia la evolución de liga estadounidense.

“De la MLS sigo también mucho a sudamericanos, mucho argentino. Rossi, Valeri, Higuaín y también sigo a Matuidi porque es mediocentro y es un jugador de gran nivel y sobre todo eso, me fijo jugadores de mi posición”, puntualiza.

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...