El hombre de Carolina del Norte que fue a la cárcel hace casi un año por amenazar con detonar una bomba en el Capitolio quedará en libertad.

Te puede interesar:

Así lo determinó un juez luego de argumentar que Floyd Ray Roseberry, nombre de la persona en cuestión, sufría efectos secundarios por una medicación inadecuada al momento de la amenaza.

De 50 años de edad, Ray Roseberry tuvo una infancia traumática que le ha provocado problemas de salud mental a lo largo de su vida. Así lo dijeron sus abogados.

Su médico de cabecera, que cabe destacar no es psicólogo ni psiquiatra, le recetó dos medicamentos para ayudar con sus problemas.

Sin embargo, estas dos medicinas tenían como efectos secundarios adversos. Al tomarse juntos pueden provocar episodios maníacos y psicóticos.

El capitolio en Washington DC. (AP Photo/J. Scott Applewhite)

Esto se lo confirmó al tribunal la psicólogo que evaluó a Roseberry a principios de esta semana. Al parecer esto es lo que le habría pasado a Roseberry en agosto del año pasado cuando decidió ir de Carolina del Norte a Washington DC.

La psicóloga también afirmó que en uno de esos episodios es que el hombre de Carolina del Norte debió amenazar con detonar una bomba en el Capitolio, aunque ni siquiera llevaba artefactos explosivos.

'El tribunal determina que la medicación adecuada y la supervisión estricta garantizarán razonablemente que el Sr. Roseberry no represente un peligro para la comunidad.'

argumentó el juez de distrito, Rudolph Contreras, en la orden de liberación de Roseberry.

El mismo Contreras dejó ver que la psicóloga que evaluó al Roseberry, la Dra. Teresa Grant, se dijo conmocionada al ver lo que le habían recetado al hombre.

Roseberry siempre se declaró no culpable de los cargos en su contra. Ahora estará bajo arresto domiciliario y con un brazalete GPS en su pierna.

De momento no hay fecha para el juicio.

Daniel González

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en México y con 17 años de experiencia. Amante de los viajes y las historias que de ellos emanan. Un buen libro, una buena película...