El gigante tecnológico Google ha causado un gran malestar entre los trabajadores de Carolina del Norte al reducirles sus salarios.

Los empleados de la multinacional estadounidense mostraron su malestar por la reducción de los salarios que se han presentado en el área del “Triángulo” conformada por Chapel Hill, Durham y Raleigh.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: ¿Es legal prohibir español en el trabajo?

Los trabajadores de esa área perciben menos dinero que los que laboran en otras áreas metropolitanas.

En el inicio del 2022 también se vieron afectadas las subvenciones de capital accionario, las cuales constituyen una parte importante de la compensación total de los trabajadores.

Es decir, que los empleados del estado pueden percibir un 25 % menos que si lo hicieran en otras ciudades vecinas como Atlanta.

“¿Por qué se introduce esta nueva política después de que nuestro trabajo contribuyó a un desempeño récord en el mercado de valores, a pesar de COVID-19?”, señalan los trabajadores por medio de una carta.

Cabe destacar que en 2021, Google obtuvo $ 257.6 mil millones en ingresos, que significó un 41 % más que el año previo.

Por su parte, Shannon Newberry, portavoz de Google, mencionó que “en nuestra revisión anual, encontramos que nuestras pautas de compensación en la región del Triángulo de Investigación excedieron los puntos de referencia de pago del mercado”

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: ¿Cuáles son los empleos más buscados en Nueva York según Google?

“Por lo que hicimos ajustes para alinearnos con el mercado local. Los empleados que trabajan allí no han visto una reducción en el salario o en sus subvenciones de capital existentes”.

“Nuestro objetivo es pagar siempre en la parte superior del mercado local”, explicó Newberry.

Pese a la reducción de los salarios en el área, la compañía manifestó en el pasado reciente que desea aumentar el número de empleados a más de 1,000, cuando ahora cuenta con 200 o 300.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...