Cuando alguien compra mariscos o pescado espera la mayor frescura posible.

Sobre todo cuando se acude a tiendas o mercados, donde —en teoría—son productos locales.

"La gente quiere camarones de Carolina. Es así de simple", dijo a WRAL Doug Cross, copropietario de Pamlico Packing, que mariscos locales a platos de Carolina del Norte.

"Nuestros camarones, la mayoría de ellos, se capturan en un ambiente más salobre en Pamlico Sound, que es uno de los mejores lugares del mundo para cultivar camarones”.

Pero la competencia de Cross no solo proviene de otros pescadores costeros. 

Con la demanda de productos frescos y locales, muchos vendedores están tomando atajos al obtener sus productos del mar de otros lugares. 

Y en algunos casos, el pescado de alta demanda está mal etiquetado.

En los últimos dos años, dos empresas de carne de cangrejo con sede en Carolina del Norte admitieron en un tribunal federal el fraude que cometen. 

Estaban etiquetando el cangrejo como un producto estadounidense cuando era producción extranjera.

"Lo caracterizo como fraude", dijo John Bruno, profesor de ecología marina en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. 

“Lo complicado es que no siempre está claro quién está cometiendo el fraude”.

Muestras de pescado y mariscos se colocaron en tubos de ensayo por Bruno al azar.

Él no sabía qué era qué ni dónde se había comprado, en un experimento solicitado por WRAL. 

Luego extrajo una secuencia de ADN de cada una de las muestras para ver si eran lo que se anunciaba.

De las cinco muestras de pescado, solo una, el mahi mahi estaba correctamente etiquetada en la tienda. 

Las firmas de ADN de los otros pescados, incluidas las dos piezas de sushi, no eran tan claras y todavía se están probando.

El camarón contó una historia diferente.

"Decepcionante", dijo Bruno sobre los resultados de las pruebas.

Tres de las cinco muestras obtuvieron resultados claros: todos eran camarones del Océano Pacífico, a pesar de ser comercializados como locales.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

¡Inaudito! Un pescado cayó del cielo y rompió parabrisas de trailer

La emotiva reacción de un hombre al reencontrarse con su barco camaronero tras haber sido robado

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario