Una mujer de Gastonia, Carolina del Norte, recibió un disparo de la policía.

Ahora, tras el impacto de bala, se encuentra en estado crítico aunque estable, de acuerdo con las autoridades.

“Oh, Dios, eso fue terrible”, dijo el vecino Donnie Morgan a FOX Carolina.

El vecino vive al otro lado de la calle de la víctima.

"Ella es solo una cosita pequeña, también, probablemente no pesa 100 libras. No sé qué pasó”, lamentó.

Fue llevada de urgencia al hospital tras el disparo recibido

Shae Jones de 33 años de edad, fue trasladada por aire a un hospital de Charlotte luego del encuentro policial.

Poco antes de las 12:15 de la madrugada del lunes, la policía de Gastonia recibió una llamada sobre una sobredosis en una casa de Mountain Avenue.

Cuando llegaron los oficiales, encontraron a Jones “armada dentro" de la residencia, explicó la policía.

La versión no dejan en claro quién llamó a la policía, si alguien estaba bajo los efectos de las drogas; tampoco qué llevó a que Jones recibiera el disparo.

Morgan y otro vecino que vive al otro lado de la calle, ambos dicen que no escucharon nada en el momento del tiroteo.

Sufre de convulsiones

Ambos describen a Jones como callada y dicen que sufre convulsiones.

"Nunca supe que ella consumiera ningún tipo de drogas", dijo Morgan.

“Sé que tuvo convulsiones. Tiene convulsiones bastante graves. Se suponía que debía ir esta semana o la próxima para someterse a una cirugía para eso”, compartió.

"Simplemente, es simplemente irreal. Simplemente no sé qué decir al respecto”, dijo.

El oficial de Gastonia. K. Solano-Garita, quien estuvo involucrado en el tiroteo, ha sido puesto en licencia administrativa con sueldo, según el protocolo.

Se ha llamado a la Oficina de Investigación del Estado para que investigue el tiroteo.

La Oficina de Normas Profesionales del Departamento de Policía de Gastonia llevará a cabo una investigación separada para determinar si se siguieron las políticas y procedimientos del departamento.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario