La mujer más rica del mundo decidió hacer una aportación altruista para fomentar la educación en Carolina del Norte.

Tres universidades que históricamente eran para la comunidad afroamericana de Carolina del Norte recibieron un obsequio financiero histórico.

La filántropa MacKenzie Scott, exesposa del fundador de Amazon Jeff Bezos, fue la encargada del noble gesto.

Donó 4,150 millones en total

Le dio a la Universidad Estatal de Winston-Salem 30 millones dólares como parte de los más de 4,150 millones de dólares en donaciones.

Scott repartió dicha suma a un total de 384 organizaciones distribuidas en los 50 estados, Washington, DC y Puerto Rico.

Donó 45 millones a North Carolina A&T State University y 15 millones más a Elizabeth City State University.

En un texto explicó sus motivos

Scott enumeró los destinatarios de sus donaciones y por qué lo hizo en una publicación en Medium.com titulada "384 formas de ayudar".

“Tanto las pérdidas económicas como los impactos en la salud han sido peores para las mujeres, las personas de color y las personas que viven en la pobreza”, señaló la millonaria.

“Al mismo tiempo, (la pandemia) ha permitido a los multimillonarios aumentar dramáticamente sus fortunas”, acotó.

Repartió en otras instituciones de Carolina del Norte

Entre los otros destinatarios se encuentran bancos de alimentos, fondos de ayuda de emergencia y los fondos de defensa legal que abordan la discriminación institucional.

"Estamos profundamente agradecidos con MacKenzie Scott por esta vívida ilustración de fe en nuestra universidad”, dijo el canciller de NC A&T, Harold L. Martin Sr sobre la donación.

“Y su compromiso histórico y permanente con la excelencia académica y la comunidad afroamericana”, abundó.

"Este regalo cambiará vidas de inmediato", dijo el canciller de WSSU, Elwood L. Robinson.

Scott también donó al Banco de Alimentos del Centro y Este de Carolina del Norte y Goodwill Industries del Noroeste de Carolina del Norte.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario