Un hombre y su hijo estaban de pesca en la costa de los Outer Banks de Carolina del Norte cuando de pronto un atún gigante mordió el anzuelo.

Así, la familia originaria de Virginia hizo la pesca de su vida el miércoles 24 de febrero.

Josiah VanFleet, su hijo Zeke y otras tres personas abordaron su bote Grady-White de 22 pies a las 4 de la mañana y se fueron 45 millas mar adentro en los Outer Banks.

De acuerdo con FOX Carolina, el plan familiar era tener un buen viaje padre-hijo y tal vez atrapar algo que valiera la pena.

Un enorme atún los esperaba

Lo que no esperaban era pescar un majestuoso atún rojo.

Josiah dice que se engancharon por primera vez a las 8:15 de la mañana y tardaron alrededor de dos horas en llevar al animal a su bote.

Una medición final demostró que el pez mide casi 10 pies de largo y un estimado de 1,000 libras.

“Cuando estábamos enrollando el pescado, aproximadamente a las tres cuartas partes del camino; nuestro carrete realmente se rompió y ya no giraba”, dijo VanFleet al citado canal.

“Y entonces teníamos este pescado de 1,000 libras en la línea”.

“De hecho tuvimos que tomar otro carrete, arrancar una tonelada de línea muy rápido y volver a engarzar ambas líneas juntas mientras el pescado estaba allí; fue una locura”.

Pero nunca pensaron en rendirse durante la lucha.

“No, ni una sola vez”, aseguró.

“No, íbamos a luchar contra esa cosa hasta el final. Incluso si nos llevó a la noche. Quiero decir, no hay forma”.

VanFleet dijo que la experiencia lo dejó "absolutamente asombrado".

Dijo que le tomó alrededor de dos horas filetear el pescado y, a partir de ahora, irá tras peces más pequeños como el aleta amarilla o el dorado.

Al menos hasta que consigan un barco más grande.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario