Lo que para ella era un secreto a voces, terminó confirmándose hace un par de meses cuando el FBI le confirmó a una mujer de Carolina del Norte que es hija de un asesino serial.

Una prueba de ADN le confirmó a Kathy Gillcrist que el todavía fugitivo Brad Bishop es su progenitor.

Bishop despareció desde marzo de 1976 cuando asesinó a su familia en Maryland, posteriormente huyó del estado y abandonó la camioneta familiar en el Parque Nacional Great Smoky Mountains.

Durante varios años Gillcrist lo sospechó, inclusive en 2020 escribió un libro al respecto (It's In My Genes), pero confirmado recientemente durante el verano.

El FBI analizó su ADN con la evidencia del crimen de aquella época.

Luego de asesinar a su familia en el lejano 1976, el exoficial fugitivo tendía 85 años si se mantuviera con vida.

"La gente me pregunta mucho, ¿no tienes miedo de que se presente? Yo digo, ¿cuál sería el beneficio de eso, excepto hacer contacto con su hija?", comentó Kathy, que ahora tiene 64 años.

Cabe destacar que Bishop trabajaba para el Departamento del Estado y ha sido visto aparentemente en múltiples oportunidades en Italia y el oeste de Estados Unidos.

Se cree que pudo haber pasado gran parte de estos años en Europa.

En 2014, los investigadores desenterraron el cuerpo de un hombre muerto en Alabama pensando que podía ser él, pero no era Bishop.

En el caso de Gillcrist, nacida en 1957 en Boston, fue dada en adopción y creció en una familia adoptiva.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Niño de Carolina del Norte abrió canal de YouTube con el sueño de ser comentarista de NFL

Se estrenó el Juego del Calamar versión Carolina del Norte: ¡Ganador se llevó $456,000!

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario