Un gerente de restaurante está cumpliendo condena porque esclavizó a un hombre afroamericano con una discapacidad intelectual.

Como consecuencia deberá pagar 546,000 dólares en restitución, dictaminó un tribunal.

Bobby Paul Edwards está cumpliendo una sentencia de 10 años.

Esto, por obligar a John Christopher Smith a trabajar 100 horas a la semana sin sueldo en condiciones abusivas en un restaurante de Carolina del Sur.

Posteriormente, un tribunal de apelaciones dijo que Smith debería recibir el doble de los 273,000 dólares que le concedieron inicialmente.

Smith, que tenía un coeficiente intelectual de 70, comenzó a trabajar en el restaurante Conway en 1990 a los 12 años.

Se le pagó hasta septiembre de 2009, cuando Edwards se hizo cargo y trasladó a Smith a un apartamento adjunto al restaurante.

Así lo reveló el fallo de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito.

Los fiscales habían alegado que Edwards, que es blanco, sometió a Smith a abusos que incluían epítetos raciales y amenazas para que trabajara más rápido.

Dicha información fue revelada por The Post and Courier.

Edwards obligó a Smith a trabajar de 6 de la mañana a 11 de la noche de lunes a viernes y de 6 de la mañana a 2 de la tarde los domingos.

Edwards azotó a Smith, identificado en los registros judiciales como Jack, con un cinturón, lo golpeó con sartenes y lo llegó a someter a golpes.

"Una vez, cuando Jack no pudo entregar el pollo frito al buffet tan rápido como Edwards había exigido, Edwards sumergió unas pinzas de metal en grasa caliente y las apretó contra el cuello de Jack", dice el fallo de la corte.

“Eso provocó una quemadura que sus compañeros de trabajo tuvieron que tratar de inmediato”.

Jack reconoció que se sentía como si estuviera en prisión, según lo citó el fallo.

"La mayor parte del tiempo me sentí inseguro, como si Bobby pudiera matarme si quisiera", dijo, según el expediente judicial.

"Tenía tantas ganas de salir de ese lugar, pero no podía pensar en cómo podría hacerlo sin que me lastimaran".

El abuso continuó hasta octubre de 2014.

Luego de que un familiar de un empleado de un restaurante alertó a las autoridades y el Departamento de Servicios Sociales de Carolina del Sur intervino.

Edwards se declaró culpable de un cargo de trabajo forzoso en 2019.

Entonces, el tribunal de distrito le ordenó inicialmente pagar 273,000 dólares con base en el salario mínimo impago y las horas extras bajo la Ley de Normas Justas.

El fallo del tribunal de apelaciones devolvió el asunto al tribunal de distrito y pidió que se recalculara la restitución en función de su decisión.

Ante las evidencias de que esclavizó al afroamericano con discapacidad intelectual.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

La terrorífica historia de una adolescente de 19 años que fue esclava sexual en Carolina del Sur

Macabro hallazgo en campus de universidad en Carolina del Sur

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario