Las historias de latinos migrantes que triunfan en países a los que van a buscarse la vida llenan de inspiración a esta comunidad que se caracteriza por ser trabajadora.

Tal es el caso de Erick Martínez, un joven que se convirtió en el primero de su familia en conseguir un título universitario nada más y nada menos que en Harvard.

Erick es hijo de padres que emigraron de México a Estados Unidos en los 80 en busca de un mejor futuro. Los Martínez dejaron atrás su rancho en el Estado de México para probar suerte cultivando tomates en Carolina del Norte, Florida, Maricela y Loreto, donde se asentaron.

En 1992, Erick nació como ciudadano estadounidense y desde pequeño mostró interés en el trabajo de los doctores, así como en su indumentaria, de acuerdo a testimonios que su familia dio a Univisión.

Pero su camino no fue sencillo. Erick Martínez trabajó en el campo para apoyar a su familia.

“Un día en la oficina con papá”, así recuerda Martínez esos duros momentos cuando incluso vivieron junto con las familias de otros trabajadores.

En esos tiempos, el estudio fue el refugio de Erick, que asistió a la primaria en Attapulgus, Georgia, una pequeña ciudad de menos de 500 pobladores. 

Esa primaria le cambió la vida a Martínez.

“Esa escuela era muy pobre. Por lo menos un 95% era afroamericano, el resto era hispano como yo y menos de 1% caucásico. Para mí eso fue lo normal, pero bastante interesante. Yo conocí las necesidades de la población negra desde muy joven”, cuenta.

Erick Martínez, un superdotado

Las autoridades escolares identificaron a Erick Martínez como un estudiante sobresaliente y fue integrado a un programa especial.

“Este programa me mostró un mundo aparte al que yo conocía hasta entonces”.

Con un panorama más amplio, Erick fue valiéndose de herramientas que lo llevaron a mandar solicitud a Harvard. Martínez fue aceptado y en el otoño de 2011 ingresó a la carrera de neurobiología.

Cuatro años más tarde, Erick se graduó con destacadas notas siendo parte de la pequeña comunidad latina de Harvard.

Graduarse de Harvard podría ser la culminación académica de muchas personas, pero no la de Erick, quien continuaría con su vida consagrada al estudio en la Universidad de Augusta, donde en mayo culminó la carrera de medicina.

Actualmente, la brillante trayectoria de Erick Martínez continúa en en Los Ángeles,  donde es nuevo estudiante de la especialidad de neurología en la Universidad de California (UCLA).

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario