El programa HOMES se ha convertido en un aliado para los propietarios de viviendas en el condado de Mecklenburg que sufren con el aumento del costo de vida en la región.

HOMES les ofrece a los residentes calificados del condado una subvención de asistencia económica de hasta $340 que ayuda a reducir el costo anual de ser propietario de una vivienda.

Dichos fondos de la subvención se pagarán al recaudador de impuestos, quien reducirá la cantidad total de impuestos adeudados por la residencia principal del beneficiario calificado.

Te puede interesar:

“El programa HOMES ahora está disponible para propietarios calificados”, dijo Yulonda Griffin, Directora del Departamento de Recursos Comunitarios.

“Queremos ver que tantas personas como sea posible reciban la ayuda que necesitan este año”, añadió.

¿Cómo entrar al programa HOMES?

Los residentes del condado de Mecklenburg pueden presentar toda la documentación requerida como parte de la solicitud del programa.

La solicitud se puede enviar en línea, por correo postal o electrónico, hasta antes del 18 de noviembre de este año. La solicitud se puede descargar tanto en inglés como en español.

Cabe destacar que las solicitudes sin verificación de ingresos de 2021 no podrán procesarse después del 18 de noviembre de 2022.

Para acceder a esta ayuda, no hay requisito de edad y no es necesario pagar la casa.

Te puede interesar:

Los propietarios de viviendas elegibles para la subvención deben haber vivido en su hogar durante al menos los últimos tres años, no tener más de una factura de impuestos a la propiedad atrasada y cumplir con un nivel de ingreso familiar previamente calificado.

El ingreso de familia total del solicitante no debe de exceder 80 % del Ingreso Medio del Área, fijado por Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), que en el caso de una familia de cuatro miembros, por ejemplo, es de alrededor de $75,000 al año.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...