Charlotte dio un importante paso hacia la erradicación del racismo, al menos en sus calles.

Por unanimidad, el Concejo de la Ciudad de Charlotte decidió seguir adelante con los planes para cambiar el nombre de varias calles.

La razón se debe a que anteriormente tenían el nombre de soldados confederados, propietarios de esclavos y segregacionistas.

El Concejo se reunió el lunes 8 de febrero por la noche, y uno de los elementos considerados por los líderes electos fueron las recomendaciones de la Comisión de Legado de la ciudad con respecto al cambio de nombre de las calles de la ciudad.

Desde hace un año se planteó la posibilidad

La discusión sobre el cambio de nombre se reavivó más recientemente en enero de 2020.

Entonces, la ciudad estableció la comisión, un grupo de personas encargadas de estudiar los nombres de calles y monumentos en Charlotte.

Al final del año, la Comisión de Legado presentó un informe final a los líderes de la ciudad.

Una de sus recomendaciones fue cambiar el nombre de varias calles.

Se determinó el cambio de nombre de 9 calles de Charlotte

Es así que nueve calles de la ciudad que honran a los supremacistas blancos o líderes confederados serán renombradas.

El grupo de 15 personas, compuesto por historiadores locales y miembros de la comunidad, revisó inicialmente una lista de más de 70 calles.

Todas con nombres “en honor a la esclavitud, los dueños de esclavos, los veteranos confederados y los partidarios de la supremacía blanca o las nociones románticas del sur antes de la guerra”, según el informe de la comisión.

Descubrieron que casi todas las calles epónimas de Charlotte nombradas antes de finales del siglo XIX honran a una familia que esclavizaba a la gente.

En respuesta, priorizaron el cambio de nombre de las calles con el nombre de líderes confederados y aquellos que lideraron una campaña de supremacía blanca en todo el estado que comenzó en 1898.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario