El coyote atacó.

Cuatro personas fueron mordidas por coyotes en los días recientes en Carolina del Norte y Carolina del Sur.

El comienzo de la primavera marca la mitad de la temporada de apareamiento de estos animales salvajes

Recientemente se les ha visto a estos animales a lo largo de las Carolinas desde Greensboro y Charlotte hasta Fort Mill.

Control de animales del condado de Guilford informa seis ataques de coyotes en solo dos días en Lake Brandt Park en Greensboro. 

El motociclista Derik Broach dice que estaba recorriendo los senderos cuando notó que un coyote comenzaba a atacarlo.

"Comenzó a correr hacia mí y eso fue aterrador", dijo Broach a WCNC.

Usó su bicicleta como escudo y afortunadamente no resultó herido en el ataque, pero dijo que ciertamente sintió la amenaza y la fuerza del coyote.

"Tenía dientes y mandíbulas muy fuertes porque simplemente hizo estallar mi neumático como si nada".

Los vecinos de Charlotte y Fort Mill han utilizado recientemente la aplicación NextDoor para compartir sus advertencias sobre avistamientos de coyotes en el área también. 

En un caso, Rachael Hudson dice que entró en contacto con dos de estos animales mientras sacaba a su perro por la noche.

“Primero parecían perros porque era un poco difícil de ver, pero ella era muy cautelosa, estaba ladrando y gruñendo”, dijo Hudson.

Afortunadamente, ella y su perro no resultaron heridos

Pero los expertos en vida silvestre dicen que ahora, durante la temporada de reproducción, no debería sorprenderse de ver un coyote en cualquier momento, ya sea de día o de noche.

Es importante que vigile específicamente a sus mascotas pequeñas, según recomiendan las autoridades.

Si se le acerca un coyote, grite, agite los brazos o arroje algo.

LEA MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Capturan coyote que entró en escuela primaria de Carolina del Sur

Video muestra coyotes, osos y pumas cruzando un puente hecho para la vida silvestre

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario