Con las vacaciones verano a la vuelta de la esquina, las autoridades sanitarias de Carolina del Norte intensifican sus esfuerzos para proteger del COVID-19 a los niños del estado.

De esta forma se anunció que los niños de 5 a 11 años ya pueden recibir una dosis de refuerzo contra el COVID-19 cinco meses después de la fecha de su dosis más reciente de la vacuna de Pfizer.

Te puede interesar:

“El verano trae vacaciones, oportunidades para que los niños se junten para jugar y reuniones familiares, y es importante que todos se mantengan al día con sus vacunas”, dijo Kody H. Kinsley, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte.

“Los niños de 5 a 11 años ahora pueden tener la protección adicional de una dosis de refuerzo, que aumenta significativamente la protección contra enfermedades graves, hospitalización, muerte y complicaciones a largo plazo causadas por el virus”.

La autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de que los menores reciban la dosis de refuerzo se publicó justo cuando los casos de COVID-19 están aumentando nuevamente en Carolina del Norte.

Los síntomas a largo plazo en niños pueden incluir el síndrome inflamatorio multisistémico, así como la inflamación en diferentes partes del cuerpo, tos, dolores corporales, dificultad para respirar, dolores de cabeza o dificultad para dormir.

También puede causar daños duraderos al corazón, los riñones y otros órganos.

“Los niños son vulnerables al virus y a las complicaciones a largo plazo, al igual que todos los demás”, dijo la Dra. Elizabeth Cuervo Tilson, directora de Salud Estatal y directora médica del NCDHHS.

“Los casos que comienzan con síntomas leves pueden progresar rápidamente e incluso los casos leves pueden llegar a tener síntomas que duren varias semanas o meses”.

Durante el reciente aumento en casos debido a la variante Ómicron, las personas que recibieron la dosis de refuerzo tenían siete veces menos probabilidades de ser hospitalizados y 21 veces menos probabilidades de morir a causa del COVID-19.

“La prevención es el mejor tratamiento para protegerse contra el COVID-19”, dijo el secretario Kinsley.

Te puede interesar:

“Asegúrese de que usted y toda su familia estén al día con sus vacunas, incluyendo las dosis de refuerzos cuando sean elegibles”, agregó.

Las dosis de refuerzo son gratuitas y están disponibles en cualquier lugar donde las vacunas contra el COVID-19 estén disponibles, independientemente del seguro médico o el estatus migratorio.

Actualmente la dosis de refuerzo de Pfizer es la única marca disponible para los niños de 5 a 11 años.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...