Una ola de armadillos ha encontrado en Carolina del Norte como su nueva casa.

De acuerdo a la Comisión de Recursos de Vida Silvestre del estado, los armadillos están viajando desde el sur a hábitats más al norte del país.

Desde 2019 a la fecha, el proyecto NC Armadillo ha reportado un total de 71 animales.

Cabe destacar que el armadillo de nueve bandas es originario de América Central y del Sur, y se registró por primera vez en Texas en 1849.

Desde entonces, se han expandido al norte y este, cruzando por el río Mississippi y llegó a Carolina del Norte en 2007.

"A diciembre de 2020, documentamos armadillos en 23 condados, desde los condados de Cherokee hasta Dare", dijo Colleen Olfenbuttel, bióloga que monitorea la expansión de armadillos con el NCWRC.

"Hemos tenido informes de armadillos en 57 condados, pero no podemos confirmar todos esos informes debido a la falta de fotografías o un cadáver”.

“Y en al menos cuatro condados occidentales, la población se ha establecido sobre la base de la evidencia de cría y armadillos jóvenes", añadió Olfenbuttel.

Los investigadores creen que los armadillos se están moviendo en áreas montañosas debido al cambio climático.

"Si los armadillos continúan extendiéndose más allá de su área de distribución actual, dependerá en gran medida del clima", dijo Olfenbuttel.

Carolina del Norte está experimentando menos tramos largos de clima bajo cero, lo que está permitiendo que los armadillos se expandan hacia el norte”.

La expansión de los armadillos a lo largo del estado no debería preocuparles a los habitantes.

“Si bien los armadillos a menudo se asocian con la lepra, es bastante poco común y se puede evitar fácilmente con guantes si tocas o manipulas un armadillo", aseguró Olfenbuttel.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Evento altruista ayuda a que cientos de animales encuentren nuevo hogar en Charlotte

Carolina del Norte en alerta: Cuarto estado con más muertes por ataque de animales en el país

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario