Unos pastores de Georgia fueron acusados de encarcelamiento, luego de que encerraran a 8 personas con discapacidad en el sótano, claro está, en contra de su voluntad, de acuerdo con la policía.

Se trata de Curtis Bankston, de 55 años, y su esposa, Sophia Simm-Bankston, de 56 años, quienes habían estado operando un "hogar grupal" o "centro de cuidado personal" pero sin licencia y en su casa.

De acuerdo con un comunicado, la pareja operaba una supuesta iglesia conocida como One Step of Faith 2nd Chance (Un paso hacia la fe, una segunda oportunidad).

El Departamento de Bomberos de Griffin habría llegado a la casa el 13 de enero, luego de recibir un reporte de una paciente con una convulsión.

Cuando llegaron, los bomberos vieron que había puertas del sótano que tenían cerrojos, por lo que contactaron a la policía.

La investigación preliminar encontró que al menos 8 personas estaban viviendo en el sótano y que eran encerrados por los "cuidadores".

"Utilizaron el sótano como un hogar de cuidado para las personas, esencialmente los encarcelaron contra su voluntad", dice el comunicado de la policía.

De acuerdo con la información, en el sótano se encontraron a personas que tenían entre 25 y 65 años con distintas discapacidades tanto físicas como mentales.

Las autoridades están pidiendo que cualquier persona que tuviera a un conocido, familiar o ser querido bajo el cuidado de los pastores de Georgia acusados de encerrar a personas con discapacidad en un sótano, se pongan en contacto con el investigador Clark al 770-229-6450 ext 544.

También te puede interesar:

Jonathan Hernández

Reportero de espectáculos y cultura. Disfruto de leer, escribir, ver series y caminar con mi perro. Amo la comida y cultura de mi tierra. jhernandez@lanoticia.com

Deja un comentario