Un enorme y peligroso caimán fue descubierto por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en las aguas del Río Bravo.

Dicho hallazgo, representa un nuevo peligro para todos los inmigrantes que intentan cruzar la frontera desde México.

Ante la noticia del avistamiento del caimán, muchas personas mostraron su sospecha de que dicho ejemplar fue llevado al lugar para evitar el paso de quienes intenten llegar al país por esa vía.

De acuerdo con lo que reportaron los agentes de la patrulla fronteriza, el reptil fue visto entre Eagles Pass y Del Río, en Texas, Estados Unidos, al igual que en el lado de Acuña y Piedras Negras, Coahuila.

Podría interesarte:

El momento quedó registrado en una fotografía en la que se ve al ejemplar nadando.

Cabe precisar que las distintas especies de caimanes que habitan en México se localizan en Chiapas, Colima, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Quintana Roo, Nayarit, Yucatán y Sinaloa.

Lejos del Río Bravo.

Caimán podría haber sido colocado para atacar inmigrantes

Sin embargo, en el caso de Estados Unidos, sí existe una especie que se encuentra en el Sureste del país, desde Carolina del Norte hasta el valle del Río Grande en el sur de Texas.

Se trata del aligátor americano, también conocido como el caimán del río Mississippi.

Asimismo, el medio argentino Infobae recordó que ya desde el 2019, la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila, había confirmado la existencia de cocodrilos y caimanes en las aguas del río.

Esto, luego de que se viralizó un video en el que en se observa un lagarto en la ribera del cuerpo de agua.

Podría interesarte:

No obstante, en agosto de 2021, en un grupo de redes sociales denominado Texans for Closing the Border, rancheros del estado, plantearon la idea de arrojar hipotéticamente mil caimanes al Río Bravo en el condado de Valverde en Texas.

¿La razón? Solo para detener el paso de inmigrantes.

Por ello, se cree que este lagarto llegó ahí puesto para evitar la llegada de inmigrantes por esa vía.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...