El Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day llegó tras la vacunación masiva en 2021 de millones de personas en el país, a pesar de que hay miles que no quieren recibir una inoculación, la tasa de dosis es positiva.

Celebran Thanksgiving Day ante nueva ola Covid-19, 95,000 contagios por día

Ahora, durante la primavera, al igual que muchas otras familias, miles de personas hablaron sobre la posibilidad de reunirse en el Día de Acción de Gracias en casa, después de haber pasado meses dolorosos de reclusión debido a la pandemia de la Covid-19. 

Pero el virus trajo consigo planes diferentes para todo el país, pero en los últimos días, Detroit, Michigan se ha convertido en una zona donde los casos de Covid-19 van al alza 

Los hospitales se encuentran llenos de pacientes y las escuelas han reducido las clases presenciales. El resurgimiento del virus ha provocado hasta 95 mil nuevas infecciones por día en el país.

Hospitales muestran camas abarrotadas de enfermos por COVID-19

Hospitales en Minnesota, Colorado, y Arizona también se encuentran bajo presión y los funcionarios de salud suplican a las personas no vacunadas que se resguarden y eviten viajar. 

Los recientes aumentos de contagios por coronavirus dejaron en suspenso fiestas familiares. Los pavos y  ensaladas tendrán que esperar más tiempo debido a esta nueva ola de contagios. 

Mientras algunos se reúnen con sus familiares para comer pavo y otros platillos característicos, otros se hacen las mismas preguntas en la fecha festiva: ¿Puedo volver a celebrar grandes reuniones? ¿Pueden reunirse en lo absoluto? ¿Deberían venir familiares no vacunados?

Como el caso de Jocelyn Ragusin, una contadora de Littleton, Colorado, quien adoptó un enfoque diferente al priorizar el tiempo familiar sobre las preocupaciones de la Covid-19, incluso cuando el aumento de casos y los hospitales abrumados desencadenaron nuevos mandatos de mascarillas en Denver esta semana. 

Ragusin, cuyo esposo contrajo el virus y pasó cuatro días en la unidad de cuidados intensivos en octubre de 2020, dijo que está dispuesta a aceptar un cierto nivel de riesgo para recuperar el sentido de comunidad. 

Ella dijo que unos siete u ocho miembros de la familia se reunirían para las vacaciones y que no habían discutido el estado de vacunación de los demás de antemano, en parte porque ya ‘’saben’’ quién recibió las inyecciones y quién ya ha tenido el virus.

“Reunirse vale la pena. Y reunirse y compartir comidas, y compartir la vida ”, dijo Ragusin mientras recogía a su madre en el aeropuerto de Denver. “Simplemente no estamos hechos para vivir aislados”.

Con información de AP

Emmanuel Gutiérrez

Lic. Comunicación Social. Amante del periodismo, redes sociales, música, techno, deportes y videojuegos. La comunicación es el primer paso para llegar a un acuerdo. egutierrez@lanoticia.com

Deja un comentario