En su intento por cruzar la frontera de México hacia Estados Unidos, una migrante hondureña expuso a su bebé hasta la muerte el pasado 20 de noviembre.

La joven no se había dado cuenta de que su recién nacido estaba muerto hasta que se entregó a la Patrulla Fronteriza, informó el martes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Los hechos ocurrieron cuando un grupo de cinco migrantes se entregó a los oficiales cerca al puerto de entrada de McAllen-Hidalgo, Texas. Un agente comenzó a procesarlos alrededor de las 7:15 p.m.

“Ninguno de los migrantes solicitó atención médica en el momento en que se acercaron”, indicó CBP.

Mientras el grupo esperaba su traslado a las instalaciones del CBP, un agente notó que la menor trataba de despertar al bebé, que no respondía. El nacido 17 atrás tenía una temperatura normal pero no se movía.

La joven informó que el bebé tenía tos y no había comido en todo el día.

“Los puños del bebé estaban apretados y sus uñas se decoloraban”, detalló la CBP.

La madre y el bebé fueron trasladados de emergencia al Hospital Regional Río Grande en McAllen, Texas, donde fue declarado muerto minutos después.

El Juez de Paz del condado de Hidalgo y la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP se encuentran investigando el caso.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario