Hace ocho meses, la Corte Suprema retrasó la ejecución de Willie Smith por la presencia de un cura en la sala de la muerte. Este jueves por la noche, Smith recibió la inyección letal en Alabama.

Willie Smith, de 52 años, murió a las 9:47 p.m., de acuerdo a la oficina del fiscal general. El ejecutado fue condenado a muerte en 1992 por el secuestro y asesinato de Sharma Johnson, de 22 años, en 1991.

“La familia de Sharma Johnson ha tenido que esperar 29 años, 11 meses y 25 días para que se ejecute la sentencia del asesino de Sharma”, dijo Steven Marshall, fiscal general de Alabama.

“Finalmente, el cruel e inusual castigo que se les ha impuesto, una denegación de justicia de décadas, ha llegado a su fin”, agregó en el comunicado.

La ejecución “se llevó a cabo de acuerdo con nuestro protocolo”. Willie no hizo su última comida y se negó a desayunar y almorzar durante el día. Sus últimos alimentos fueron una Coca Cola, M&Ms y frituras de barbacoa, detalló la portavoz de la prisión Linda Mays.

Recordando lo sucedido en febrero, la ejecución de Smith se retrasó debido a que sus abogados solicitaron un cambio en el método de su muerte, pero la petición fue rechazada.

Los abogados explicaron que Smith no pudo ser ejecutado con hipoxia de nitrógeno debido a que tenía “defectos intelectuales de por vida, como lo demuestra un coeficiente intelectual de 64 en el extremo inferior y 75 en el extremo superior”, por lo que su ejecución violaría las protecciones de la Octava Enmienda contra castigos crueles e inusuales.

La defensa terminó acusando al Departamento de Correcciones de Alabama de violar la Ley de Estadounidenses con Discapacidades al no brindarle a Willie Smith las condiciones necesarias para su muerte.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario