Uno de cada ocho ancianos de asilo han muerto por el brote. (Foto: Twitter: @anarchocatdad)

En medio de una pandemia y un triste año, un hombre en Bélgica intentó hacer pasar un buen momento a los ancianos de un asilo; sin embargo, el plan no resultó como esperaba, sino todo lo contrario, debido a que el sujeto asistió al inmueble contagiado de COVID-19 y provocó un grave brote al interior.

Tras su paso por el asilo disfrazado de Santa Claus, el hombre ha provocado la muerte de 24 ancianos hasta el momento, de acuerdo a información del diario Brussels Times.

El último reporte de este lunes arrojó un total de 158 infectados de los cuales, 80 viven en el centro de atención residencial, 38 en viviendas asistidas y 40 son miembros del personal del asilo.

Esto quiere decir, que desde el evento, uno de cada ocho adultos mayores de la casa Hemelrijck ha perdido la vida.

La idea de la visita del Santa Claus infectado con coronavirus fue de la propia administración del asilo, ubicado en la comunidad de Mol a 50 kilómetros de Amberes.

"Nuestro personal continúa trabajando en circunstancias muy desafiantes para brindar a los residentes toda la atención necesaria y mantener el brote bajo control", informó la casa de adultos mayores.

El virólogo Marc Van Ranst informó que la mayoría de los ancianos que dieron positivo en COVID-19 eran portadores de la misma cepa.

Foto del avatar

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario