Dólar
Dólar

Cuando me incorporé a la facultad de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en 1978, el gran problema de la economía era la inflación. En promedio, los precios a nivel minorista estaban aumentando a tasas de dos dígitos y continuaron ese ritmo durante varios años. Fue necesaria una severa recesión a principios de la década de 1980 para controlar la inflación. Desde entonces, la inflación ha sido modesta, con una tasa anual que rara vez supera el 3 %. En los últimos años, la tasa de inflación anual ha sido aún menor.

Existe la preocupación de que esta feliz situación esté a punto de cambiar. La tasa de inflación anualizada actual está por encima del 5 %, y algunos analistas temen que pueda aumentar.

Si, efectivamente, la inflación tiende a subir, entonces la pregunta es si se repetirá la situación que enfrentamos hace 43 años. ¿Viviremos pronto con saltos de precios mucho más rápidos y será necesaria otra recesión para poner freno a la inflación?

¿Qué es la inflación?

Antes de dar algunas respuestas, permítanme brindarles algunos antecedentes sobre lo que significa la inflación, cómo se mide y por qué nos preocupamos.

La inflación mide el aumento de los precios y la tasa de inflación mide el aumento como porcentaje, generalmente en el transcurso de un año.

Entonces, si la tasa de inflación es del 5 %, significa que los precios aumentaron un 5 % durante el último año. Si la tasa de inflación es negativa, significa que los precios realmente cayeron. La última vez que la tasa de inflación fue negativa fue en 2009, un año de recesión. No es inusual que los precios caigan durante los malos tiempos económicos de una recesión.

Cualquiera que sea la tasa de inflación medida, no significa que todos los precios subieron a esa tasa. La tasa de inflación es un número promedio.

El gobierno federal rastrea miles de precios individuales y los promedia para formar la tasa de inflación final. Sin embargo, todos los cambios de precios individuales no se cuentan por igual en el promedio. Están “medidos” por la importancia del producto o servicio en el presupuesto del consumidor típico.

Tipos de inflación

El gobierno informa regularmente dos tasas de inflación, la “tasa general” y la “tasa básica”.

La tasa general incluye todos los productos y servicios de consumo, mientras que la tasa básica incluye todo excepto los productos alimenticios y combustibles.

Los productos alimenticios y combustibles tienden a ser volátiles, lo que provoca cambios bruscos en la tasa de inflación. Vimos esto con los precios de la gasolina cuando el gasoducto Colonial fue hackeado.

A los economistas les gusta rastrear la tasa subyacente para detectar tendencias subyacentes en la inflación. Sin embargo, contrariamente a lo que a veces se afirma, la tasa general es la tasa de inflación oficial, no la tasa subyacente.

¿Por qué es importante?

Creo que la mayoría de la gente sabe por qué nos preocupa la inflación, pero aquí está el resumen. La inflación deprecia el valor del dólar. Una tasa de inflación del 5 % durante el último año significa que un dólar vale solo 95 centavos en poder adquisitivo hoy, en comparación con su valor hace un año.

Si sus ingresos e inversiones aumentan a tasas inferiores a la tasa de inflación, entonces está retrocediendo en sus niveles de vida actuales y futuros.

¡Uf! Probablemente esto era más de lo que querías leer sobre la inflación. Pero con esta información ahora a su haber, echemos un vistazo al debate sobre hacia dónde se dirige la inflación.

Pesimistas y optimistas

Como de costumbre, hay dos bandos. Uno dice que, quizás después de un par de burbujas, la tasa de inflación se estabilizará en el nivel que ha estado durante la mayor parte de este siglo. El bando contrario cree que las circunstancias y las políticas pasadas impulsarán la tasa de inflación a un nivel más alto durante algún tiempo.

El bando de “no te preocupes” se basa, como muchas cosas hoy en día, en los impactos inusuales que COVID creó para la economía. De hecho, la tasa de inflación cayó durante la peor parte de la pandemia.

La tasa de inflación general cayó a una tasa anual del 4 % entre febrero y mayo del 2020 cuando la pandemia aún se estaba extendiendo. En el período comparable de 2019, la inflación general aumentó un 5 %. La conclusión es que la inflación puede dar un salto a corto plazo para compensar la reducción de los precios a principios del 2020, pero el aumento será temporal.

El bando “preocupado” se centra en dos preocupaciones. Una es que hay una gran cantidad de dinero esperando gastarse en la economía. El gobierno federal eventualmente habrá inyectado $6 billones (“trillion” en inglés) en la economía para luchar contra el COVID y proteger los hogares, empresas e instituciones. Esto es más de lo que se perdió en la economía debido a los cierres de COVID. De hecho, según la medida más amplia de la economía, el ingreso agregado del país se ha recuperado totalmente.

La segunda preocupación es que el lento retorno de los trabajadores a sus puestos de trabajo puede resultar en que la cantidad de productos y servicios disponibles para que los consumidores compren sea menor que la cantidad que los consumidores quieren comprar cuando el gasto aumente. Si juntamos las dos preocupaciones, nos encontraremos con una situación de “demasiados dólares persiguiendo muy pocos bienes y servicios”, que es la definición clásica de inflación.

¿A qué prestar atención?

Los economistas están divididos entre estos dos bandos. Una institución clave a vigilar para juzgar a qué campo tomar en serio es el banco central del país, la Reserva Federal.

Si la Fed comienza a subir gradualmente las tasas de interés que controla, esto puede ser una señal de que están preocupados por la inflación y quieren “cortarla de raíz” reduciendo el gasto. Pero si la Fed deja las tasas de interés en su nivel bajo actual, el banco puede haber decidido que las preocupaciones sobre una mayor inflación son temporales.

La inflación es algo que nos afecta a todos, así que mantén los ojos abiertos para recibir noticias sobre este importante concepto económico. Los próximos seis a nueve meses serán un período en el que tendremos que decidir si hay una inflación más alta en los índices.

Mike Walden

El Dr. Mike Walden es un profesor universitario con el distinguido reconocimiento William Neal Reynolds, el más alto honor abierto a los docentes de la Facultad de Economía Agrícola y de Recursos de...

Deja un comentario