La administración del presidente Trump trajo consigo más de 400 acciones ejecutivas relacionadas con inmigración en estos 4 años. A continuación, la penúltima entrega de una serie que analiza algunos de los programas migratorios con mayor impacto en la comunidad inmigrante de Carolina del Norte en general, y en la comunidad latina en particular.

TPS

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es un beneficio creado en 1990 que otorga el gobierno estadounidense a inmigrantes indocumentados que no pueden regresar a sus países de origen debido a conflictos civiles, desastres naturales, u otras circunstancias extraordinarias.

Los beneficiarios, también conocidos como “tepesianos”, normalmente reciben protección de la deportación y un permiso de trabajo temporal, que deben renovar siguiendo ciertos requisitos del gobierno.

Actualmente solo personas de 10 países pueden recibir TPS, incluyendo a El Salvador, Honduras y Nicaragua. En septiembre, una corte federal de apelaciones dictó un fallo que amenazaba con eliminar el TPS y con ello las protecciones de la deportación de más de 300,000 beneficiarios que actualmente viven en Estados Unidos, sin embargo en diciembre el gobierno federal extendió el plazo del programa, que originalmente debía terminar en enero del 2021, hasta octubre del 2021.

Con esta decisión, los beneficiarios del TPS de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán están sujetos a deportación a partir del próximo año; y el fallo abre la puerta para que los “tepesianos” de Honduras y Nepal sufran la misma suerte.

En Carolina del Norte, hay alrededor de 14,865 personas con TPS según los datos más recientes del Servicio de Inmigración reportados por el Servicio Investigativo Congresional.

Una historia de incertidumbre

Jamilah Espinosa, abogada de inmigración en Charlotte, dice que sus clientes han estado muy ansiosos en los últimos cuatros años.

“Recibo muchos mensajes de texto de clientes con permisos de trabajo preguntándome cuál es el siguiente paso. ¿Qué podemos hacer por ellos?”, dice Espinosa. “Muchas de estas personas sienten que viven en el limbo”.

De acuerdo con un reporte publicado el 2017 por el Centro para el Progreso Americano (CAP), los tepesianos que viven en Carolina del Norte aportan más de $570 millones al Producto Interno Bruto (PIB) estatal, dinero generado principalmente por unos 5,900 salvadoreños y unos 6,200 hondureños con TPS que en ese año vivían en el estado.

Extensión y esperanza

Los permisos incluidos en el programa Estatus de Protección Temporal (TPS) se mantendrán para varios países de Centroamérica hasta el 21 de octubre de 2021, según anunció el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos el 8 de diciembre.

La página web del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) confirmó la extensión del TPS para Honduras, El Salvador, Haití, Nepal, Nicaragua y Sudán.

El beneficio inicialmente tenía fecha de culminación para enero del 2021. Sin embargo, luego de las graves afectaciones de los países de Centroamérica por el paso de los huracanes Eta y luego Iota, las naciones instaron a las autoridades estadounidenses a revisar las condiciones humanitarias de esta población inmigrante.

This article is also available in English on WFAE.

Laura Brache

Periodista de La Noticia y WFAE, reporta sobre inmigración y la comunidad Latina en el área de Charlotte. Miembro del cuerpo de periodistas de Report for America 2020-2021. lbrache@lanoticia.com

Deja un comentario