Un hospital de Arkansas pidió a su personal médico renunciar a medicamentos comunes como Aspirina, Tylenol e incluso la preparación H, para poder recibir una exención religiosa de su mandato de vacuna COVID-19.

La medida se impuso cuando el Sistema de Salud Regional de Conway detectó un aumento inusual en las solicitudes de exención de vacunas que citaban el uso de líneas celulares fetales en el desarrollo y prueba de las vacunas.

"Esto fue significativamente desproporcionado a lo que hemos visto con la vacuna contra la influenza", dijo Matt Troup, presidente y director ejecutivo del Sistema de Salud Regional de Conway, en entrevista para Becker's Hospital Review.

"Por lo tanto, proporcionamos un formulario de atestación religiosa para aquellos individuos que solicitaban una exención religiosa", agregó.

El formulario contiene una lista de 30 fármacos de uso común que "caen en la misma categoría que la vacuna COVID-19 en su uso de líneas celulares fetales", señaló el Conway Regional.

Algunos de los medicamentos más comunes que incluye la lista son Tylenol, Pepto Bismol, Aspirina, Tums, Lipitor, Senokot, Motrin, ibuprofen, Maalox, Ex-Lax, Benadryl, Sudafed, albuterol, Preparation H, vacuna MMR, Claritin, Zoloft, Prilosec OTC y azitromicina.

El hospital solicita a su trabajadores que den fe de que "reconocen y afirman con sinceridad que mi creencia religiosa sincera es coherente y verdadera" y que no hacen uso de los medicamentos señalados.

Según Troup, la implementación del formulario les sirve para dos cosas. En primer lugar: para que sus empleados sean honestos en cuanto a su creencias declaradas. Y en segundo: para "educar al personal que podría haber solicitado una exención sin comprender el alcance completo de cómo se utilizan las células fetales en las pruebas y el desarrollo en medicamentos comunes".

Troup aseguró que a los empleados que no firmen el formulario de atestación se les dará una exención temporal. De no obtener una exención o una vacuna, tendrán que enfrentar medidas disciplinarias, incluido el despido.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario