Un empresario y panadero de Charlotte regresó de un viaje humanitario desde Ucrania, donde cumplió una promesa de apoyar a una panadería afectada por la guerra contra Rusia, que casi cumple 9 meses desde aquel 24 de febrero que detonó el conflicto.

Manolo Betancur, dueño de Manolo's Latin Bakery en Central Avenue, dice que se siente espiritualmente cansado después de viajar a Ucrania. Creció junto al conflicto armado en Colombia y luchó en el ejército allí, pero la destrucción que presenció en Ucrania fue aún peor de lo que esperaba.

Podría interesarte: Panadero latino busca alimentar al pueblo ucraniano - La Noticia

“Cualquier persona con la que hablas, las lágrimas brotan de sus ojos y quieren que la gente escuche su historia”, dijo. “Hay mucho dolor. Mucho miedo.”

El compromiso por aliviar el sufrimiento

A principios de este año, Betancur se comprometió a aliviar el sufrimiento en la guerra de Ucrania de la mejor manera que sabía: a través del pan. Primero, recaudó fondos en Charlotte para reconstruir el horno de leña de una panadería que había sufrido daños por una bomba en Bucha, Ucrania.

Yuriy Boyko y Manolo Betancur en Ucrania
Yuriy Boyko, a la izquierda, y Manolo Betancur hacen pan juntos en la panadería Хатинка Пекаря o La Cabaña del Panadero en Bucha, Ucrania. - Foto: Enviada por Manolo Betancur

“La única panadería que estaba horneando era esta panadería porque tenían un horno de leña y ese horno de leña fue construido por Charlotte”, dijo. “Salvamos muchas vidas. Y llevamos pan fresco y caliente a toda esta gente necesitada”.

Para su segunda ronda de recaudación de fondos, se comprometió a comprar una camioneta de reparto para la panadería Хатинка Пекаря, conocida en español como La Cabaña del Panadero, para que los trabajadores puedan entregar pan gratis este invierno. En esta ocasión, Betancur viajó a Bucha y allí trabajó junto a los panaderos.

Dijo que fue como encontrarse con hermanos y compartir un fuerte abrazo después de años de amor y dolor compartidos.

Así es el proyecto de Betancur, el panadero de Charlotte en Ucrania

Si bien no pudieron encontrar una camioneta de reparto en este viaje, Betancur le dio a la panadería $5,000 para continuar con la búsqueda. Donó unos $5,000 adicionales a iglesias locales y organizaciones que trabajan en la comunidad.

“Mi panadería aquí es un símbolo de esperanza para la comunidad inmigrante. Y hemos trabajado muy duro para hacer que nuestra comunidad inmigrante se sienta orgullosa de quiénes somos y de lo que hacemos aquí en Charlotte y ahora tenemos otra panadería en Ucrania a la que estamos apoyando”, dijo. “Están haciendo lo mismo. Se están convirtiendo en un símbolo de esperanza para Bucha, un símbolo de inspiración para la guerra”.

Betancur dice que la experiencia le ha enseñado algo sobre la resiliencia y el potencial humano. Si su panadería puede ayudar a alimentar a personas al otro lado del mundo, se pregunta qué más podría lograr la comunidad de Charlotte uniéndose en torno a una causa común.

Esta historia fue producida mediante una colaboración entre WFAE y La Noticia. Puedes leerla en inglés en WFAE. This story is available in English on WFAE.

Kayla Young

Kayla Young

Kayla Young es periodista del programa Report for America. Cubre temas de inmigración y la comunidad latina para WFAE y La Noticia. Estudió periodismo en la Universidad de Texas en Austin.