Un hombre de Florida pensó que estaban disparando hacia su domicilio y abrió fuego contra una camioneta de un padre que llevó a su hijo a que disparara desde el vehículo con una pistola de paintball, aseguró la policía.

El padre, Michael Williams, de 26 años, confesó a la policía de Opa-locka que su hijo le había insistido a que lo llevara a disparar su paintball en una casa donde se reunía un grupo de jóvenes el domingo por la noche.

Después de ser baleados, Williams llevó a su hijo a su casa, donde su esposa llamó al 911. No dio informes  detallados sobre las heridas o el estado del pequeño.

Williams fue acusado de negligencia infantil con graves daños corporales, de acuerdo al diario Miami Herald. La policía determinó que "actuó imprudentemente al aceptar realizar un tiro de bolas de pintura desde un vehículo".

Opa-locka es una ciudad a unos 24 kilómetros al noroeste de Miami. El tiroteo formó parte de uno de tres ocurridos en un fin de semana trágico en Florida.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario