demonios tasmania australia continental
Instagram: Aussie Ark

Casi 3,000 años después de que desaparecieran de Australia Continental (es decir, la mayoría de Australia, excepto por Tasmania y sus otras islas), siete demonios de Tasmania nacieron en Australia Continental.

Las crías, nacieron en el Santuario de Vida Silvestre Barrington, en Nueva Gales del Sur, de acuerdo con la organización no gubernamental Aussie Ark.

Fue desde su cuenta de Instagram que Aussie Ark compartió la buena noticia con el mundo entero.

Los demonios de tasmania se extinguieron en la zona de Australia continental después de la llegada de los dingos, una especie de perros salvajes, y se limitaron a la isla de Tasmania.

Sin embargo, el número de ejemplares de los demonios se redujo por una especie de cáncer contagiosa que mató al 90% de la población, desde que se descubrió en 1996.

Fue en septiembre del año pasado que la organización Aussie Ark puso a 11 ejemplares de regreso en Australia Continental, luego de un ensayo anterior en el que ya habían puesto a 15 ejemplares, por lo que el total de demonios en dicha zona se elevó a 26.

Casi 8 meses después de su liberación, los demonios de tasmania se han reproducido con éxito.

Hemos estado trabajando incansablemente durante la mayor parte de los últimos 10 años para devolver a los demonios a la naturaleza salvaje de Australia continental, con la esperanza de que establezcan una población sostenible.

Los habíamos observado desde lejos, hasta que llegó el momento de intervenir y confirmar el nacimiento de nuestras primeras alegrías salvajes", escribió la organización desde sus redes sociales.

Tan solo unos días antes, Aussie Ark había compartido que su programa de reproducción del demonio de Tasmania era de los más exitosos en conservación.

También te puede interesar: https://lanoticia.com/abejas-por-que-estan-en-peligro-de-extincion/

Jonathan Hernández

Reportero de espectáculos y cultura. Disfruto de leer, escribir, ver series y caminar con mi perro. Amo la comida y cultura de mi tierra. jhernandez@lanoticia.com

Deja un comentario