Policías en Florida hirieron de bala a una niña de 14 años en respuesta a disparos con fusil que ella y otro niño de 12 años les propinaron para evitar que los devolvieran a un hogar para menores.

Mike Chitwood, jefe de policía del condado de Volusia, explicó que los menores escaparon el martes en la noche de un centro para menores en Deltona. El niño es diabético y necesitaba insulina cada cuatro horas, lo que obligó a activar la búsqueda rápidamente.

Para escapar la niña golpeó a un empleado con un palo, según el reporte.

Cuando los policías iniciaron las pesquisas para dar con los adolescentes, un transeúnte informó que los había visto y reportó haber escuchado vidrios rotos en una casa cercana.

Los agentes vieron a los menores dentro de la casa y se comunicaron con el dueño, quien dijo que la vivienda estaba sola. El propietario también alertó que en el interior había un fusil, un AK-47 y 200 municiones.

Niños “eran como Bonnie y Clyde” contra policías

Los agentes rodearon la casa y comenzaron a hablar con los menores de edad, quienes dispararon contra los agentes cuatro veces durante unos 35 minutos. En un momento, dijo Chitwood, un agente se acercó lo suficiente a la casa para arrojar un teléfono celular adentro para tratar de hablar con ellos.

Estaban atravesando toda la casa y abriendo fuego contra los agentes desde diferentes ángulos”, dijo el sheriff. “Estaban en la terraza de la piscina, dispararon desde la ventana del dormitorio, dispararon desde la puerta del garaje. Eran como Bonnie y Clyde de 12 y 14 años”.

La niña finalmente salió del garaje con el fusil y apuntó a los agentes. En repetidas ocasiones le pidieron que soltara el arma, dijo Chitwood. La niña regresó al garaje. “Un segundo después regresó y ahí fue cuando los oficiales le dispararon”, relató Chitwood.

Mientras los agentes brindaban asistencia médica a la niña, el niño, que estaba armado con el AK-47, se rindió, según el comunicado.

Los agentes hicieron todo lo que pudieron esta noche para reducir la escalada y casi pierden la vida con un niño de 12 y una niña de 14”, dijo el sheriff. “Si no fuera por su entrenamiento y su supervisión alguien habría terminado muerto”.

La niña fue operada en estado crítico y ya se encuentra estable en un hospital, informaron.

Esto fue “algo que nunca había visto en 35 años en la policía”, declaró el sheriff.

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario