Más datos salen a la luz sobre la muerte de Miegellic Young, la niña de 4 años encontrada sin vida enterrada en el patio de su madre en Charlotte.

El Charlotte Observer reveló información de documentos policiales donde se asegura que la madre de la niña, Malikah Bennett, obligó a otra hija adolescente de 13 años a ayudar en el entierro de la menor.

Severo castigo

Según el Observer, la adolescente le dijo a la policía que su madre castigó a Miegellic Young porque la niña se había evacuado en sus pantalones.

El castigo consistió en obligar a la niña a estar parada durante tres días seguidos en el cuarto de la lavandería sin derecho a sentarse o salir.

Según la adolescente, cuya identidad no ha sido revelada, la respiración de la niña se volvió intermitente al tercer día. Luego, se debilitó tanto que se cayó por la puerta trasera y se golpeó la cabeza al impactar con el suelo, lo que provocó su muerte.

Te puede interesar:

Cuerpo escondido

Los documentos policiales citados por el Observer aseguran que la madre intentó hacer maniobras de resucitación que resultaron inútiles.

Así fue como decidió esconder el cuerpo de su hija en dos bolsas para basura y colocarlas dentro de una camioneta de su propiedad.

Al cabo de cinco días, el olor era insoportable por lo que Bennett decidió comprar una pala y cavar un hoyo en el patio de su casa, ubicada en la cuadra 3700 de Braden Drive.

Luego, ordenó a su hija de 13 años a meter el cuerpo en el agujero y cubrirlo con tierra.

Arrestados

Bennett está arrestada y acusada de abuso infantil, infligir lesiones físicas, ocultar una muerte y asesinato en primer grado.

Igualmente, la madre de Benett, Young Tammy Taylor Moffett, de 52 años también está arrestada por ocultar una muerte y ser cómplice después del hecho.

La niña muerta vivía con Bennett, de 31 años, el novio de su madre y otros siete niños.

Te puede interesar:

Para más información, suscríbete a nuestro Newsletter.

José Cordero

Licenciado en Comunicación Social y Magíster Scientiae en Literatura Latinoamericana. jcordero@lanoticia.com

Deja un comentario