Un hombre de 30 años acusado de ser violador de menores fue encontrado muerto en una cárcel de Brasil, pero no solo eso, si no que le arrancaron el corazón y el órgano reproductor.

Según el informe de la policía, al hombre lo apuñalaron en el cuello y con un cepillo de dientes afilado le abrieron el torax para arrancarle el corazón y posteriormente le cortaron órgano, el cual pusieron en su boca.

Alex Sandro de Souze Mota fue asesinado en la Penitenciaria Estatal de Cruzeiro do Oeste, donde estaba cumpliendo una condena por violar a su hijastra de cinco años.

Se sabe que durante parte de su encierro sus compañeros lo despreciaban por ser violador de menores, siendo los tres que estaban en su celda los principales sospechosos de su muerte.

En la celda del PECO, uno de los reclusos dio el primer golpe contra el cuello de la víctima, provocó una hemorragia y se dio cuenta de que posiblemente había matado a la víctima. Después de esto, colocó a la víctima en una cama y comenzó a realizar algunos cortes con el objetivo de extraer el corazón y también le extrajo el pene, colocándolo en la boca de la víctima. Según el preso, oyó voces que le indicaban cómo debía proceder y por dónde cortar”, dijo Izaías Cordeiro de Lima, responsable de la investigación.

Las investigaciones continúan para deslindar responsabilidades pues los tres compañeros de celda serían imputados por el asesinato.

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 14 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek. "This is the way".

Deja un comentario