payaso
Algunas de las víctimas del hombre no han sido identificadas.

Solo pocos pensarían que el payaso a quien todos querían por su simpatía, su comicidad y su alegría, John Wayne Gacy, sería el culpable de los asesinatos más macabros en Estados Unidos.

Conocido como "Pogo: El Payaso", su nacimiento en 1942 representó el asesinato de 33 adolescentes en Chicago, Illinois. El payaso era visto en eventos caritativo, así como en fiestas tanto de niños como de niñas. Era un hombre ejemplar.

En lo que cabe, tuvo una niñez común y corriente. Fue el segundo de una familia de tres en la que su padre machista y alcohólico lo criticaba por ser afeminado. Cambiaba de escuelas constantemente, por lo que era bastante complicado mantener una vida social estable.

Luego de casarse tuvo dos hijos. Intentó tener una familia junto a su esposa, pero los rumores sobre su homosexualidad se extendieron a lo largo de la comunidad. Luego de ser denunciado por hostigar y por abusar a jóvenes en el sótano de su vivienda, su esposa se divorció y lo alejó de sus hijos.

En reacción a lo ocurrido, se mudó de nuevo a su ciudad natal donde reconstruyó su vida. En 1978 todo cambió cuando desapareció el adolescente, Robert Piest. Las autoridades escucharon que lo habían visto por última vez con el payaso, por lo que se encaminaron a su vivenda. En los terrenos colindantes encontraron cerca de 29 cuerpos. Lo sorprende es que también encontraron otros cuatro cerca del río Des Plaines en Illinois. El hedor de los cuerpos de los muertos se lo atribuía a la humedad de la construcción.

En medio del juicio, el acusado utilizó como defensa que padecía de esquizofrenia. No obstante, el jurado no le creyó. Lo culpabilizó por el asesinato de los 33 jóvenes con una pena de muerte en la que en 1994 se le inyectó letalmente.

Para más noticias similares accedan a La Noticia.

Luis Méndez

Luis Joel Méndez González es un integrante del Google News Initiative Fellowship este 2020. Fue parte del ProPublica Emerging Reporters, así como integrante de los Latino Reporters de la Asociación...

Deja un comentario