La crisis de vacunas en el mundo siempre puede ponerse peor, pues un error humano puede hacer que se pierdan grandes números, como sucedió en Florida, donde un trabajador ocasionó que se perdieran 1,160 dosis de la vacuna de Pfizer.

Y es que según reportó Ari Hait, reportero de WPBF-TV, en el condado de Palm Beach en Florida, uno de los encargados de la vacuna apagó accidentalmente el refrigerador donde estaban las vacunas, por lo que quedaron inservibles.

El Heatlh Care Distric explicó que en el interior del refrigerador había 232 viables con un total de 1, 160 dosis de la vacuna creada por Pfizer y BioNTech. Uno de los encargados apagó el aparato y cuando se dieron cuenta del error ya era demasiado tarde, por lo que las vacunas dejaron de ser utilizables y tuvieron que ser destruidas.

La vacuna debe permanecer a -70 grados centígrados hasta el momento de ser utilizadas; por lo que unos cuantos minutos fuera de esta temperatura pueden arruinarlas.

“Una de las medidas de seguridad adicionales incluye centralizar todos los suministros de vacunas a diario en un lugar seguro con un generador de energía de respaldo las 24 horas del día, los 7 días de la semana”.

Apolo Valdés

Apolo Valdés

Lic. En Comunicación y Periodismo por la UNAM, con 16 años en medios de comunicación. Amante de la lucha libre, videojuegos y la cultura geek.

Deja un comentario