El pago de alquiler y la hipoteca es un problema que se empeoró durante los últimos dos años en el condado de Mecklenburg.

La pandemia provocada por el COVID-19 provocó una gran inestabilidad entre los miles de residentes locales que se atrasaron en sus pagos, muchos de ellos por haberse quedado sin trabajo.

El informe anual sobre el estado de viviendas y las personas sin hogar en 2021 dejó un panorama muy preocupante en la región.

“Las cosas ya no iban en la dirección correcta antes del COVID-19”, dijo Courtney LaCaria, coordinadora de investigación sobre vivienda y personas sin hogar del condado de Mecklenburg.

"La inestabilidad de la vivienda y la falta de vivienda ya estaban empeorando y luego ocurre el COVID-19", añadió para The Charlotte Observer.

El informe mostró que las personas afroamericanas fueron las más afectadas por la pandemia debido a la pérdida del trabajo y en general pagaban tasas más altas que los residentes blancos.

Se estima que 28,174 hogares de Mecklenburg estaban atrasados con el alquiler en julio de 2021, con una deuda en promedio de $3,589.

Si bien la moratoria federal disminuyó el promedio de desalojos en los últimos dos años, para junio de 2021 se presentaron casi 14,000 desalojos.

La cifra fue inferior a los 25,631 que se contabilizaron el año previo.

Sin embargo, para esa misma fecha había 3,137 personas sin hogar, un aumento del 55 % con respecto a las 2,025 personas que se tienen registro de junio de 2020.

También aumentó el número de camas en los refugios de emergencia de 1,208 a 1,673.

Encontrar una vivienda cómoda y barata en esta época es muy complicado. El informe especificó que la proporción de alquileres en el mercado por debajo de $800 fue del 22 % en 2019, frente al 45 % en 2021.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Charlotte tiene las viviendas con lotes más grandes de todo el país

Charlotte es la sexta ciudad favorita para compradores de vivienda primerizos

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario