Con el regreso a clases a la vuelta de la esquina, las medidas contra el COVID-19 siguen siendo prioridad en los distritos del estado de Carolina del Norte.

Las mascarillas obligatorias y los protocolos de distanciamiento social que se implementarán en las escuelas no garantizan el control sobre el virus.

Una gran cantidad de padres de familia se cuestionan sobre el rastreo de contactos y la forma en que serán notificados sobre un posible brote en las aulas.

Salud Pública del Condado de Mecklenburg informó que trabajará en estrecha colaboración con las escuelas de la ciudad.

Buscarán garantizar el rastreo de contactos de casos positivos en el campus.

Los administradores y educadores escolares proporcionarán información sobre contactos cercanos.

Tal como lo precisan las pautas establecidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte.

El departamento de salud tiene un equipo escolar especial COVID-19 compuesto por enfermeras e investigadores que trabajarán con autoridades escolares.

En caso de detectar un caso positivo, las escuelas están obligadas a enviar una carta a los padres para informarles del contacto cercano a una persona con coronavirus.

Las escuelas pueden redactar su propia carta o correo electrónico, así como llamar a los padres o publicar en su panel de control COVID-19.

Los diferentes distritos escolares del estado están priorizando sus esfuerzos en la detección de casos positivos, a la víspera de un nuevo curso escolar.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Meghan y Harry entregan útiles escolares a los más necesitados

Los distritos escolares más y menos equitativos en Carolina del Norte

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario