En lugar de cursar el séptimo grado, un niño genio de 13 años se encuentra iniciando clases en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos.

Caleb Anderson, originario de Marietta, Georgia, acaba de comenzar clases en Georgia Tech.

“Las clases intentan intimidar, pero en realidad no lo son. Son clases realmente normales, casi con mucha más gente y más tecnología", explicó Caleb sobre su primer día como universitario.

Anderson fue el niño negro más joven en ser aceptado en Mensa, la organización de alto coeficiente intelectual más antigua del planeta, con tan solo tres años. Diez años después está en la universidad de sus sueños.

“Definitivamente es emocionante. Estoy nervioso; No quiero arruinarlo", contó emocionado.

A pesar de que los padres de Caleb Anderson están conscientes de la corta edad de su hijo, creen que la hazaña universitario tardó un poco en llegar.

“Verlo en su dominio después de todos estos años es emocionante y gratificante. Definitivamente un momento de nerviosismo seguro”, comentó Kobi, padre de Caleb.

Claire, madre de Caleb, aseguró que fue uno de los días más emotivos para la familia.

"Solo de verlo caminar por el campus por primera vez, solo quería llorar", dijo.

Caleb Anderson ya piensa en su vida después de la universidad

Aunque solo tiene unas cuantas horas como universitario en Georgia Tech, Anderson no pierde el tiempo y ya tiene planeado su futuro.

Con suerte, conseguiré mi licenciatura y maestría aquí. Realmente espero aprender muchas cosas aquí, conocer a muchos conocidos de las escuelas a las que quiero ir y los lugares donde quiero trabajar", confesó.

Antes de ser admitido en Georgia Tech, Caleb Anderson estudió dos años en Chattahoochee Technical College. Tiene estudios en ingeniería aeroespacial y química. Su sueño es ser ingeniero aeronáutico.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario