La provincia autónoma  de Bougainville —con cerca de 230,000 habitantes — eligió separarse de Papúa Nueva Guinea, lo que la convertiría en el país más joven del mundo en caso de independizarse.

El año pasado en el archipiélago se celebró un referéndum en el que el 97.7% de los electores escogieron independizarse de Papúa Nueva Guinea. En contraste, un 2% votó mantenerse junto a la metrópolis, pero con más autonomía. El parlamento papú tendrá la decisión final debido a que los resultados no eran vinculantes.

La provincia autónoma compuesta por varios atalones –entre ellos, Bougainville y Buka, así como por varios atolones en el Pacífico–, se anexó a la Nueva Guinea Alemana en 1899. Luego, en 1949, se unió al Territorio de Papúa-Nueva Guinea mientras estaba bajo Australia.

Pese a que Bouganville intentó ser una república distinta a Papúa Nueva Guinea en 1975, se anexó como un estado federado en 1977.

No obstante, la pugna entre las dos naciones se tornó violenta durante la Guerra Civil de 1988 al 1998. Los propietarios indígenas de las tierras repletas de oro y de cobre lucharon para neutralizar la extracción de minerales del Bougainville Copper Mine. Entre las razones del conflicto estuvo el impacto al medioambiente. Igualmente, la mala distribución de riquezas porque solo iban dirigidas a Papua Nueva Guinea hasta generar un 40% de su PIB.

El ejército papuano intervino para defender a la minera en lugar de defender a los residentes del archipiélago. La intervención produjo más de 15,000 muertes mientras que más de 15,000 emigraron a las islas Salomón.

No fue hasta 2001 que se creó un gobierno autónomo y se firmó un acuerdo de paz. El acuerdo detallaba la celebración del referéndum en el que los isleños expresaron abrumadoramente favorecer la libertad.

Foto del avatar

Luis Méndez

Luis Joel Méndez González es un integrante del Google News Initiative Fellowship este 2020. Fue parte del ProPublica Emerging Reporters, así como integrante de los Latino Reporters de la Asociación...

Deja un comentario