Más de 60 residentes en el centro de detención del condado de Mecklenburg han dado positivo al COVID-19. © MIA Studio / Adobe Stock
Más de 60 residentes en el centro de detención del condado de Mecklenburg han dado positivo al COVID-19. © MIA Studio / Adobe Stock

La Oficina del Alguacil del Condado de Mecklenburg (MCSO) anunció el miércoles 25 de agosto que su centro de detención está experimentando un brote de casos de COVID-19. Casi el 4 % de los residentes en el centro de detención del condado están enfermos con el Coronavirus. 

El Centro de Detención Central del Condado de Mecklenburg actualmente tiene 61 residentes detenidos en su custodia que han dado positivo al COVID-19 y 1,530 residentes en total. Hay 34 miembros del personal de MCSO que actualmente están desempleados y en cuarentena por haber dado positivo al COVID-19. 

“A medida que la variante Delta se propaga rápidamente y los casos de Coronavirus continúan aumentando en la comunidad; MCSO ha visto un aumento de casos en las últimas semanas dentro de nuestro centro de detención”, dice un comunicado de la Oficina del Alguacil.

MCSO dice que cada persona que llega al centro para su detención es examinada para detectar síntomas, dado una mascarilla, ofrecido una vacuna contra COVID-19 y puesto en cuarentena por 14 días mientras los monitorean por síntomas. 

También dice que exigen que cada empleado y visitante del centro de detención use una mascarilla y sea examinada para fiebre, otros síntomas, y posibles exposiciones antes de ingresar. 

La oficina dijo que solo un residente del centro de detención ha sido hospitalizado por COVID-19; y que ninguna persona bajo su custodia ha muerto debido al virus. La persona que fue transferida al hospital era un “miembro de nuestra población de residentes mayores que también tiene condiciones preexistentes”, dijo el comunicado de MCSO.

Doce unidades de vivienda en el centro de detención han sido designadas el “aislamiento respiratorio” y la “cuarentena respiratoria”; para hospedar a los detenidos con COVID-19.

“Seguimos confiando en los protocolos que nuestro personal y proveedores médicos contratados han implementado para manejar y prevenir la propagación de COVID-19 en nuestras instalaciones”, dijo el Alguacil Gary McFadden.

“Mientras que los casos continúan aumentando en la comunidad, alentamos a todos a vacunarse y continuaremos educando y ofreciendo la vacuna COVID-19 a nuestra población residente”, dijo McFadden. 

Para aprender más sobre los esfuerzos y la distribución de las vacunas en Carolina del Norte, visite Vacunate.nc.gov.

También le puede interesar:
Cerca de 1,000 latinos han muerto por COVID-19 en Carolina del Norte
¿Tiene hijos adolescentes con dudas sobre la vacuna COVID-19? Sitio web bilingüe los puede ayudar

Jasmín Herrera

Periodista trilingüe, mexicoamericana nacida en California y criada en Carolina del Norte. Se graduó de la escuela de periodismo de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill en el año...

Deja un comentario