¿Te imaginas un águila gigante capaz de devorar órganos y cazar humanos? De acuerdo con un nuevo estudio este ejemplar existió y era un excelente depredador.

Un estudio de The Royal Society asegura que, aunque ahora extinta, hubo un águila gigante llamada Hieraaetus moorei que mataba como un águila y comía como un cóndor.

El ejemplar vivió hace 1,400 años en la Isla Sur de Nueva Zelanda, pesaba hasta 15 kilos y con todo y alas se extendía por más de 3 metros.

The Royal Society asegura que esta ave podía lanzarse hacia sus presas a más de 80 kilómetros por hora para derribarlas.

De acuerdo con las leyendas, el águila era capaz de cazar humanos y levantarlos del suelo con el poder de sus garras.

Esta águila comparte rasgos con los buitres y con otras águilas y tras estudios tridimensionales, el estudio asegura que la especie cazaba como un águila y se alimentaba como los buitres.

La principal presa del águila Haast eran los moas, aves terrestres de 3 metros de alto y 250 kilos de peso, similares a un avestruz.

Al no poder levantarlos, el águila Haast introducía su cabeza en las heridas de la presa y se comía los órganos internos.

El águila gigante capaz de devorar órganos y cazar humanos se extinguió hace unos 1,000 años después de que los primeros humanos llegaran a la Isla Sur de Nueva Zelanda y redujeran la población de moas, dificultando la supervivencia del águila.

También te puede interesar:

Jonathan Hernández

Reportero de espectáculos y cultura. Disfruto de leer, escribir, ver series y caminar con mi perro. Amo la comida y cultura de mi tierra. jhernandez@lanoticia.com

Deja un comentario