Con cada nuevo año tenemos la esperanza y el deseo de que los próximos 365 días serán mejores que los que despedimos. La realidad es que cada año traerá sus propias alegrías, triunfos, penas, retos y desafíos en el plano personal y a nivel social.

No hay una magia especial en un año específico, sino más bien, es el conjunto de experiencias diversas que nos arrancan una gama de emociones que van desde la alegría plena hasta la profunda pena.

¿Protagonista o espectador?

Esperar que el nuevo año sea diferente, es ilusorio y nos deja como agentes pasivos que solo esperamos a lo que el año o la suerte nos traiga. Más bien, somos nosotros los que tenemos que asumir una posición diferente ante las diversas experiencias que la vida y el nuevo año nos deparará.

La pregunta no es qué me traerá el año nuevo, sino más bien, qué voy a hacer con lo qué me toque vivir en el nuevo año.
Los eventos que nos ocurren en la vida no nos definen como persona. Sin embargo, las posturas que asumimos ante los eventos que nos ocurren marcan de forma significativa cómo estaremos viviendo cada experiencia.

Nuevas experiencias

En este nuevo año que acaba de comenzar es un buen momento para reflexionar sobre cómo queremos afrontar las experiencias de vida. Más allá de hacer resoluciones que, al final del año nos pueden llevar a frustraciones si es que no cumplimos lo que prometimos, les exhorto a darse la oportunidad de abrazar cada experiencia que les toque vivir y se dejen guiar por un proceso de aprendizaje.

Cada experiencia de vida, aun la más amarga, trae un caudal de aprendizaje que, si le damos la oportunidad, nos enseñará sobre fortaleza, sobre amor, desamor, lo que nos permitirá desarrollar destrezas para manejar futuras experiencias.

Espero que en este nuevo año aprendamos a vivir con la intensidad que la vida amerita. Que no permitamos que las situaciones nos derroten, si no, que veamos las experiencias como oportunidades únicas para aprender y crecer. Por un año de nuevas experiencias y que podamos disfrutar de una buena vida, reconociendo y apreciando lo bella que es la vida.

Esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Leave a comment