Los dos oficiales involucrados en un tiroteo en el que murió un latino, no serán incriminados, según anunció el , Andrew Murray, de la Fiscalía de Distrito del Condado Mecklenburg.

Según el fiscal, Rubén Galindo de 29 años, salió de su casa con las manos arriba, y en una de ellas llevaba un arma.

En la noche del , Galindo había llamado al 911 para entregar un arma, debido a que tenía en pocos días una corte, pero segundos después de salir de su casa, recibió los impactos de bala de la policía. En los audios del 911 divulgados por (CMPD), Galindo dijo al operador que tenía un arma y repitió la frase: No tengo balas.

En el reporte del fiscal se indica que Galindo no siguió las órdenes de la policía de tirar el arma, y además estaba ebrio. Un examen de toxicología indicó que tenía un nivel de alcohol de .23.

Los oficiales Courtney Suggs y David Guerra, fueron puestos en licencia administrativa pagada, luego del incidente.

Murray indicó que aunque la intención de Galindo era rendirse ante la policía y entregar el arma, la situación era letal para los oficiales, vecinos y ocupantes de la vivienda del latino.

Por su parte Kerr Putney, jefe del CMPD, dijo durante una reunión con la comunidad latina, que era un evento muy lamentable, y pidió disculpas a Azucena Zamorano, compañera y madre de un infante que tuvo con Galindo.

Según Héctor Vaca, de Action NC, la familia de Galindo no aceptó la decisión de la Fiscalía, y buscará otras opciones legales.

Deja un comentario