Un equipo de rescatistas local emitió una alerta a los turistas, tras el avistamiento de tiburones de gran tamaño cerca de una playa de Carolina del Norte.

Personal del Oak Island Water Rescue dio a conocer el 22 de julio varios reportes de la presencia de los tiburones en ese pueblo costero, ubicado en el condado de Brunswick, el cual es muy concurrido durante el verano por bañistas de todo el mundo.

“No queremos alarmar a nadie porque esto es algo muy natural, pero recibimos un informe y fotografías de lo que parecen ser grandes tiburones nadando junto a la playa cerca de 4300 East Beach Drive”, escribió la entidad en su página de Facebook.

Los expertos analizaron el material fotográfico y descartaron que se trate de mantarayas o delfines, sin embargo aseguraron que monitorearán las costa en busca de nuevos avistamientos.

“Investigaremos esto más a fondo y ondearemos nuestra bandera púrpura para advertir sobre posibles peces peligrosos”, agregó el personal del Oak Island Water Rescue.

Tiburones en Carolina del Norte

Según expertos, la mayoría de los tiburones que se encuentran en las costas de Carolina del Norte son viajeros y hacen un viaje rápido al estuario del estado para alimentarse o migrar. Sin embargo, algunos usan ciertas áreas como hábitat de cría y sus crías pueden quedarse durante meses.

Entre las especies de gran tamaño que visitan las costas de Carolina del Norte durante el verano están: los tiburones punta negra (Carcharhinus limbatus) los cuales pueden alcanzar longitudes de 8 pies y; los tiburones de banco de arena (Carcharhinus plumbeus) que igualmente pueden alcanzar longitudes de 8 pies.

Los tiburones banco de arena se pueden encontrar durante todo el año en las aguas de Carolina del Norte, pero son más comunes a fines del verano y el otoño.

Ataques de tiburones ¿qué tan frecuentemente ocurren?

Los encuentros entre los bañistas y estos animales son relativamente frecuentes y normalmente inofensivos; pero el estado registró tres ataques de tiburones el año pasado.

En junio del 2019, Paige Winter, de Carolina del Norte, perdió la pierna tras el ataque de un tiburón toro mientras nadaba.

Solo se salvó de una muerte inminente después de que su padre valientemente golpeara al animal cinco veces en la nariz, antes de llevarla a un lugar seguro.

La valiente joven de 19 años quedó con lesiones que le cambiaron la vida, y los cirujanos tuvieron que amputarle la pierna izquierda, por encima de la rodilla y; realizar varias operaciones para reparar sus manos.

Ella se estaba bañando en las aguas del Parque Estatal Fort Macon cuando el depredador atacó.

En lo que va del 2021 ha habido 49 ataques de tiburones, seis de ellos fatales, en todo el mundo.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Deja un comentario