Durante este tiempo es importante cuidar su salud mental. Aquí hay un par de consejos para aliviar la ansiedad, el estrés o la depresión.

Meditación

La meditación puede producir un profundo estado de relajación y una mente tranquila. Durante la meditación, puede enfocar su atención y eliminar la corriente de pensamientos que pueden estar llenando su mente y causando estrés. Este proceso puede mejorar el bienestar físico y emocional.

No tiene que pasar mucho tiempo meditando, solo un par de minutos cada mañana y tarde puede tener un impacto. La atención plena deberá practicarse regularmente para mantener la perspectiva positiva del cerebro en buena forma.

Practicar la meditación será más fácil si estás en un lugar tranquilo con pocas distracciones, incluyendo televisión, radios o teléfonos celulares.

Puede practicar la meditación, ya sea que esté sentado, acostado, caminando o en otras posiciones o actividades. Solo trate de estar cómodo para poder aprovechar al máximo su meditación y apunte a mantener una buena postura durante la meditación.

Dormir lo suficiente

La falta de sueño afecta su estado psicológico y su salud mental. No se trata solo de dormir más, estás tratando de darle tiempo a tu cuerpo para que pase por suficientes ciclos de sueño para repararse, lo que significa pasar de un sueño ligero a profundo y viceversa.

  • Debe tener una hora de acostarse regular y una hora regular para levantarse por la mañana.
  • Desea enseñarle a su cuerpo (y cerebro) a calmarse, así que trate de comenzar a relajarse al menos una hora antes de acostarse.
  • Evite los estimulantes como la nicotina o el café después de media tarde, especialmente si tiene insomnio.
  • Asegúrese de eliminar todas las luces brillantes, ya que incluso la luz azul de los teléfonos celulares o computadoras portátiles puede ser perjudicial.

Ejercicio

El ejercicio regular puede tener un impacto profundamente positivo en la depresión, la ansiedad, el TDAH y más. También alivia el estrés, mejora la memoria, te ayuda a dormir mejor y aumenta tu estado de ánimo general.

La investigación indica que pequeñas cantidades de ejercicio pueden hacer la diferencia. No importa su edad o nivel de condición física, puede aprender a usar el ejercicio como una herramienta poderosa para sentirse mejor.

Los mayores beneficios provienen de los ejercicios rítmicos, que incluyen correr, nadar, andar en bicicleta y caminar. Haga el ejercicio durante 15 a 30 minutos al menos tres veces por semana durante un período de 10 semanas o más a intensidad baja a moderada.

Marlen Cardenas

Estudiante Diversity Scholar de periodismo y relaciones públicas en la Appalachian State University. Nació en Monterrey, México. Actualmente vive en Carolina del Norte. Periodista de La Noticia y The...

Leave a comment