Champ y Major, los dos pastores alemanes del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fueron regresados a su residencia de Delaware la semana pasada luego de un comportamiento agresivo en la Casa Blanca.

En concreto, el incidente ocurrió con Major, el último integrante de la familia Biden que fue adoptado por el presidente en 2018 en un refugio de animales. El can estuvo involucrado en un “incidente de mordedura” con un miembro del personal de seguridad de la Casa Blanca, según CNN.

No se dieron detalles sobre el estado de salud de la víctima; sin embargo, el incidente se consideró lo suficientemente grave y riesgoso como para regresar a Champ y Major a la casa de la familia Biden.

De acuerdo al personal de la Casa Blanca que habló con CNN, Major, de tres años, presenta un comportamiento muy enérgico debido a su juventud. Saltos, embestidas y ladridos contra el personal de seguridad, eran muy comunes en el cachorro. Por su parte, Champ mostraba un comportamiento más tranquilo por sus 13 años de edad.

Los perros de la familia Biden llegaron a la casa Blanca en enero, una semana antes de que el presidente tomara posesión del cargo.

“Me he estado obsesionando con que nuestros perros se acomoden porque tenemos un perro viejo y tenemos un perro muy joven. Tienen que tomar el ascensor, no están acostumbrados a eso, y tienen que salir al jardín sur con mucha gente mirándolos. Así que eso es lo que me ha obsesionado, lograr que todos se sientan cómodos y tranquilos”, confesó Jill Biden a Kelly Clarkson el mes pasado en “The Kelly Clarkson Show”.

Un sujeto que está al tanto del horario de los perros, confirmó que Major y Champ están en Delaware. Los canes se quedan a cargo de cuidadores cuando la primera dama sale de la ciudad.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Leave a comment