El icónico actor de la llamada Nueva Ola francesa de cine, Jean-Paul Belmondo, recordado por la cinta "Sin aliento", murió a los 88 años.

La oficina de su abogado, Michel Godest, confirmó su muerte. Hasta el momento se desconocen las causas del deceso.

Jean-Paul Belmondo tuvo una carrera de medio siglo y se convirtió en el nuevo ideal masculino en la década de 1960 caracterizado por su virilidad pura en vez de una belleza clásica. Actuó en más de 80 películas, en las que trabajó bajo el mando de históricos directores franceses como Francois Truffaut, Claude Lelouch y Jean-Luc Godard, director de "Sin aliento".

Las elecciones en la carrera de Belmondo fueron variadas, de películas de autor aclamadas a películas de acción y comedia populares, pero con críticas regulares, en los últimos años de su carrera.

Su estilo poco convencional, con la nariz achatada, labios carnosos y complexión muscular, le permitía interpretar papeles de todo tipo, de un policía rudo a ladrón, sacerdote, Cyrano de Bergerac o agente secreto incólume. Belmondo era un deportista talentoso y solía hacer sus propias acrobacias.

El presidente francés Emmanuel Macron calificó al actor como un “tesoro nacional” en un homenaje en Twitter e Instagram, al tiempo que recordó el garbo del actor, su risa y su versatilidad. Belmondo fue un “héroe sublime” y a la vez “una figura familiar”, escribió Macron. “En él todos nos reconocemos”.

Con información de AP

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario