Inmunidad de vacuna COVID-19 podría durar más de lo pensado
Expertos afirman que los refuerzos podrían ser necesarios sólo cada cierto número de años (AP Photo/Ben Gray)

Los científicos han hallado que la vacuna contra el COVID-19 podría durar más de lo pensado. Se cree que estas ofrecen protección duradera y podría no ser necesaria la vacuna de refuerzo de manera frecuente.

Aún así advierten que se necesita más investigación y que las mutaciones del virus podrían cambiar esta situación.

Cada vez hay más evidencia de que la inmunidad de las vacunas de Pfizer y Moderna basadas en el ARN mensajero no depende exclusivamente de anticuerpos que disminuyen con el tiempo. El organismo cuenta con capas superpuestas de protección que ofrecen respaldo.

Pfizer y Moderna han dado dicho que podría necesitarse un refuerzo o que las personas podrían requerir de inyecciones anuales. Sin embargo, las farmacéuticas no decidirán cuándo se utilizarán los refuerzos. Esa decisión le corresponderá a las autoridades de salud de cada país.

Otros expertos afirman que los refuerzos podrían ser necesarios sólo cada cierto número de años.

"Me sorprendería si realmente necesitáramos un refuerzo anual", dijo el doctor Paul Offit, especialista en vacunas del Hospital Pediátrico de Filadelfia y asesor de la FDA.

Los expertos resaltan que una vez que vayan desapareciendo los anticuerpos de la vacuna, las defensas del organismo pueden volver a actuar si se exponen al COVID-19.

A pesar de la fortalecida inmunidad, ¿en algún momento se necesitará un refuerzo de la vacuna?

El doctor Anthony Fauci dijo a una subcomisión del Senado la semana pasada que la protección que ofrece la vacuna no sería infinita.

"Yo supondría que en algún momento necesitaremos de un refuerzo", dijo Fauci. "Lo que intentamos averiguar en este momento es cuál sería ese intervalo”.

Por lo pronto se sabe que los anticuerpos que se crean después de recibir la vacuna o tras enfermar de COVID-19 van disminuyendo de forma natural. Pero existe evidencia de que dichos niveles permanecen fuertes de seis a nueve meses después de recibir una vacuna de ARN mensajero, y posiblemente por más tiempo.

"Me siento bastante optimista. No descartaría la necesidad de refuerzos, pero la respuesta inmunológica luce bastante impresionante hasta el momento", declaró John Wherry, inmunólogo de la Universidad de Pensilvania.

Con información de The Associated Press

Para más noticias, suscríbete a Nuestro Newsletter

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes. pmartinez@lanoticia.com

Deja un comentario